Debido al estado altamente tóxico en el que las personas se encuentran actualmente, el cambio constante del ambiente donde viven y la increíble habilidad que tiene el yodo para fortalecer la salud de las personas y mejorar sus vidas, he decidido escribir el siguiente resumen sobre la suplementación con yodo como una introducción a este tema. La información que se presenta a continuación está basada en investigación preliminar disponible en el hilo de discusión sobre el yodo dentro de este foro y en los libros Iodine: Why You Need It, Why You Can’t Live Without It (5ta Edición) por el Dr. Brownstein y The Iodine Crisis por Lynne Farrow.

El yodo puede mejorar potencialmente tu salud

El yodo tiene el potencial de transformar tu salud. Es un micronutriente esencial. Esto quiere decir que cada célula de cada persona lo necesita. Biólogos evolucionarios reconocen que el consumo de productos marinos y la absorción de yodo tuvo un papel importante en el desarrollo del cerebro humano y la evolución. El yodo también posee excelentes propiedades antibacterianas, anticancerígenas, antiparasitarias, antifúngicas y antivirales.

Desafortunadamente, la deficiencia de yodo en nuestro mundo moderno es de proporciones pandémicas en la población general debido al desplazamiento del yodo en nuestros cuerpos por toxinas que existen en el medio ambiente como el bromuro, los pesticidas y los aditivos en la comida. Las técnicas de la agricultura moderna también han llevado a las deficiencias en yodo y de otros minerales en la tierra. Por lo tanto, las cosechas que crecen dentro de tierras deficientes en yodo carecen de yodo.

Cierto tipo de dietas y formas de vida pueden predisponer a que una persona desarrolle deficiencia en yodo. Aquellos que ingieren muchos alimentos con harina (panes, pastas, etc.) que contienen altos porcentajes de bromuro, están en riesgo. También los vegetarianos y aquellos que no gustan del pescado y vegetales provenientes del mar o la sal.

De acuerdo con el Dr. Brownstein, autor de Iodine: Why You Need It, Why You Can’t Live Without It, casi un tercio de la población global vive en una región con déficit de yodo. Él junto con otros investigadores de yodo han hecho pruebas en cientos de personas, encontrando resultados consistentes: aproximadamente el 96% de los pacientes tienen niveles bajos de yodo. La Organización Mundial de la Salud ha reconocido que la deficiencia en yodo es la mayor causa de retraso mental que se puede prevenir. La deficiencia en yodo ha sido identificada como un problema de salud pública en 129 países y casi el 72% de la población global se ve afectada por un trastorno en deficiencia de yodo.

El yodo fue agregado a la sal en EE.UU para prevenir el bocio. Pero como sabemos, las cantidades que fueron agregadas no ayudaron mucho para prevenir o compensar muchas otras enfermedades.

Las siguientes enfermedades están relacionadas con un déficit en yodo:

  • cáncer de mama
  • cáncer de tiroides
  • cáncer en ovarios
  • cáncer en útero
  • cáncer de próstata
  • enfermedades tiroideas autoinmunes
  • hipotiroidismo
  • enfermedad fibroquística de las mamas
  • TDAH (déficit de atención con hiperactividad)
  • síndrome de fatiga crónica
  • fibromialgia

Lo que es más, el yodo ha sido utilizado para tratar las siguientes condiciones:

  • TDAH
  • aterosclerosis
  • enfermedades mamarias
  • contractura de Dupuytren
  • producción excesiva de mucosa
  • enfermedad fibroquística en mamas
  • bocio
  • hemorroides
  • cefaleas y migrañas
  • fibromialgia
  • síndrome de fatiga crónica
  • hipertensión
  • infecciones
  • queloides
  • enfermedades del hígado
  • síndrome nefrótico
  • enfermedades ováricas
  • cálculos del conducto parotídeo
  • enfermedad de Peyronie
  • trastornos de la próstata
  • quistes sebáceos
  • trastornos de la tiroides
  • infecciones vaginales
  • sífilis
  • miomas uterinos
  • intoxicación por metales pesados ​​(mercurio , plomo, arsénico )
  • escarlatina
  • bronquitis y neumonía
  • obesidad
  • depresión
  • mastalgias
  • eccema
  • malaria
  • enfermedades genitourinarias
  • reumatismo
  • amigdalitis
  • tos
  • dolores de estómago
  • disfunción cognitiva
  • alergias
  • irregularidades de la menstruación
  • infección de las encías
  • psoriasis
  • arritmias cardíacas
  • colesterol alto
  • estreñimiento
  • adelgazamiento del cabello
  • diabetes tipo 2
  • problemas de los ojos
  • reflujo gastroesofágico
  • esclerosis múltiple
  • gastroparesia
  • sobrecrecimiento bacteriano en el intestino
  • ¡¡¡Etc etc!!!

La amplia muestra representativa de las condiciones mejoradas gracias a la administración de suplementos de yodo es una gran pista sobre la importancia de este nutriente y la deficiencia generalizada.

De acuerdo con Lynne Farrow, autora de The Iodine Crisis, el uso medicinal del yodo data de hace 15 mil años. Fue el primer tratamiento de elección en el siglo 19 para tumores y enfermedades agresivas de un origen obscuro. Farrow también argumenta que la noción de que la sal yodada es suficiente para cumplir con nuestros requerimientos diarios ha sido el concepto erróneo más peligroso sobre el yodo. De acuerdo con las investigaciones de Farrow y Brownstein, sólo el 10% de la sal yodada se absorbe en el mejor de los casos. La mayoría de las personas hoy en día evitan la sal refinada debido a las preocupaciones de salud y debido la idea equivocada que se tiene de que la sal (de cualquier tipo) es mala para la salud cardiovascular.

La Ingesta Diaria de Referencia del yodo es de 150mcg (microgramos, lo que equivale a 0.15mg), un cálculo establecido de cuánto necesita la glándula tiroides para evitar el bocio. Los requisitos para otros órganos no se toman en cuenta con este número. Además, los efectos globales de las toxinas que bloquean el yodo introducidas durante el siglo pasado nunca se consideraron en este cálculo.

Nuestro mundo tóxico

Incluso si logras consumir más o menos cuatro libras de mariscos frescos diarios para poder cumplir con los requerimientos de yodo, no puedes vivir en una burbuja limpia en este planeta. El desastre nuclear de la planta de Fukushima por sí solo probablemente contaminó una gran cantidad de las algas marinas del mundo, una fuente importante de yodo. Están además las 2.053 explosiones nucleares conducidas por todo el mundo desde 1945 a 1998, y más recientemente las guerras de EE.UU. Sin olvidar a Chernobyl.

Se sabe que el yodo radioactivo, utilizado en muchos procedimientos médicos, puede exacerbar un problema de deficiencia de yodo. Además, la exposición a muchos de los químicos que inhiben la unión de yodo al cuerpo (por ejemplo, bromuro, fluoruro, y derivados del cloro) agravan más el problema. Muchos países aún utilizan fluoruro en su agua a pesar de la evidencia existente de sus riesgos para la salud. Lo que es peor es que el fluoruro es mucho más tóxico si ya existe una deficiencia de yodo.

Si, eso es lo que le ponen al agua que tomamos.

La buena noticia es que la suplementación con yodo en las cantidades adecuadas incrementa la excreción urinaria de metales pesados como el plomo y mercurio, y tiene un efecto de desintoxicación al incrementar la excreción de fluoruro, bromuro y los derivados del cloro. Esto es muy importante ya que el bromuro, el fluoruro y el cloruro son haluros tóxicos que compiten cada uno por su absorción y asimilación en el cuerpo.

El perclorato – un compuesto de cloro – daña al sistema de transporte de yodo en nuestros cuerpos. Puede causar cáncer y debilitamiento del sistema inmune, incluso en cantidades pequeñas. El perclorato es utilizado en incontables productos industriales – desde aplicaciones de la vida diaria como las bolsas de aire en los coches, el curtido de pieles, hasta el combustible de cohetes.

La intoxicación de bromuro está asociada con delirios, retraso del sistema psicomotor, esquizofrenia y alucinaciones. Las personas que consumen bromuro se sienten apagadas, apáticas y tienen dificultad para concentrarse. El bromuro también puede causar depresión severa, dolores de cabeza e irritabilidad. Estos síntomas pueden estar presentes incluso en niveles bajos de bromuro en la dieta.

El Dr. Brownstein explica cómo el bromuro interfiere con la utilización del yodo en la tiroides y en cualquier otra parte del cuerpo que concentre yodo. El bromuro y el fluoruro se conocen como “bociógenos” (que promueven la formación de bocio) debido a que interfieren con la unión del yodo en nuestro cuerpo. El bromuro y el fluoruro son sustancias tóxicas que no tienen ningún uso terapéutico en nuestro cuerpo. El bromuro, un conocido cancerígeno, también puede unirse a los receptores del yodo en las mamas. Las mujeres con cáncer de mama tienen más grandes cantidades de haluros tóxicos de bromuro y fluoruro comparado con mujeres que no tienen este tipo de cáncer. Por otra parte, el yodo tiene propiedades anticancerígenas.

Las mamas de las mujeres son sitios donde el yodo se almacena mayoritariamente. Mantener un nivel adecuado de yodo es necesario para asegurar una función adecuada de la glándula tiroidea y la arquitectura normal de los senos, así como para mantener la estructura normal en todas glándulas del cuerpo.

Como reporta el Dr. Brownstein:

Todas las glándulas del cuerpo dependen de unos niveles adecuados de yodo para funcionar de manera óptima. Estudios en animales han demostrado problemas con las glándulas adrenales, el timo, el eje hipotálamo hipofisiario y el sistema endocrino cuando existe una deficiencia de yodo. De hecho, los ovarios tienen la segunda concentración más alta de yodo en nuestro cuerpo después de la tiroides. Un estado de deficiencia de yodo llevará a un sistema hormonal desequilibrado. Es imposible tener un sistema hormonal equilibrado si no hay una ingesta adecuada de yodo.

También se almacenan grandes cantidades de yodo en muchas otras áreas del cuerpo, incluyendo las glándulas salivales, el líquido cefalorraquídeo y el cerebro, la mucosa gástrica, los plexos coroideos, los senos, ovarios y el cuerpo ciliar del ojo. En el cerebro, el yodo se concentra en la sustancia negra, un área del cerebro que se ha asociado con la enfermedad de Parkinson.

“Yodo-fobia” médica

Según el Dr. Guy E. Abraham, la “yodo-fobia médica” (el miedo injustificado de usar y recomendar yodo y yoduro inorgánico no radiactivo) puede haber causado más miserias y muertes humanas que las dos Guerras Mundiales juntas al prevenir la investigación clínica significativa sobre la cantidad de yodo diaria requerida para una salud física y mental óptima.

¿Quién nos dijo que la función tiroidea era tan importante y podría ser una de las claves para una buena salud?

Abraham, uno de los principales investigadores sobre el yodo en el mundo, sugirió que la ingesta diaria necesaria de yodo para mantener la suficiencia de yodo para todo el cuerpo era de 13 mg por día. En niveles de suficiencia, la glándula tiroides tiene aproximadamente un total de 50 mg de yodo. La glándula tiroides necesita aproximadamente 6 mg de yodo por día para tener niveles de suficiencia. Las mamas necesitan al menos 5 mg de yodo; lo que deja 2 mg de yodo para el resto del cuerpo. Otros sugieren, basándose en la investigación del Dr. Guy E. Abraham, que los individuos sanos necesitan de 1 a 3 mg/día como dosis de mantenimiento. ¡Esto sigue siendo muy superior a la dosis diaria recomendada de 0,150 mg/día de yodo!

Muchos profesionales de salud tienen miedo al yodo debido a la ignorancia de su bioquímica y fisiología. Han llegado a creer que el yodo causa hipotiroidismo, cuando en realidad ayuda a normalizar la función tiroidea. Una de las razones de este concepto erróneo es debido a los niveles altos de TSH durante la terapia de yodo. La TSH (hormona estimulante de la tiroides) es uno de los marcadores utilizados para controlar la función de la tiroides. Por lo general, se eleva cuando hay hipotiroidismo. Sin embargo, como el Dr. Brownstein explica:

La TSH tiene otra función además de estimular la producción de hormonas tiroideas. También ayuda a estimular la producción en el cuerpo de moléculas transportadoras de yodo – el contransportador sodio- yoduro (NIS). Sin cantidades adecuadas de NIS, el yodo no sería capaz de entrar en las células y ser utilizado. [ …] [El] cuerpo de un paciente con deficiencia de yodo no requiere una gran cantidad de NIS, ya que hay poco yodo que necesita ser transportado a las células. Sin embargo, cuando este individuo comienza a suplementarse con yodo, el yodo adicional ahora necesita ser transportado a las células. Una forma en la que el cuerpo logra esto es a través del aumento en la producción de TSH para estimular más NIS. [… ]

¿Cuánto tiempo permanece elevada la TSH? He encontrado que la TSH puede permanecer elevada durante un máximo de 6 meses antes de bajar a la normalidad. ¿Qué tan alto se elevan los niveles de TSH? El nivel de TSH normal oscila entre 0.5-4.5mlU/L. He sido testigo de cómo los niveles de TSH se pueden elevar hasta 5-30mlU/L por un período de tiempo a veces de hasta seis meses antes de caer de nuevo al rango normal. [ … ] La TSH se reducirá de nuevo al rango de referencia después de que la glándula tiroides esté saturada de yodo.

El yodo no causa hipotiroidismo. Al contrario, las principales hormonas tiroideas, T4 y T3, requieren de suficiente yodo para ser producidas. Cuando una persona es deficiente en yodo, el hipotiroidismo surge porque no hay suficiente materia prima para producir T4 y T3. La suplementación con yodo puede mejorar o incluso curar el hipotiroidismo sin el uso de drogas sintéticas. Por otra parte, la investigación sugiere que tomar hormonas tiroideas cuando hay deficiencia de yodo puede empeorar la deficiencia del mismo, así como aumentar la tasa metabólica del cuerpo. El Dr. Brownstein informa cómo tomar hormona tiroidea cuando hay deficiencia de yodo aumenta el riesgo de cáncer de mama y posiblemente de otros tipos de cáncer también. Cualquier cosa que reduzca el almacenamiento de yodo en el cuerpo o que aumente la necesidad de yodo del cuerpo, podría empeorar las cosas.

Otra idea errónea es que el yodo está contraindicado en enfermedades tiroideas autoinmunes, como la enfermedad de Graves y de Hashimoto. En realidad, aquellos que tienen un déficit de yodo tienen un riesgo mayor de desarrollar anticuerpos contra la glándula tiroides. Los trastornos autoinmunes como los de la tiroides y otros, son ejemplos de exceso de estrés oxidativo en el cuerpo. El estrés oxidativo es inflamación en el cuerpo y es similar a un fuego encendido. Usted puede apagar el fuego con el “agua” apropiada: antioxidantes, sal sin refinar, nutrientes, una dieta antiinflamatoria (sin gluten, sin OGM, moderada en carbohidratos y con suficiente grasa animal). Las personas que sufren de trastornos de la tiroides autoinmunes necesitan tomar además de yodo, nutrientes específicos para sanar el daño hecho por tanto estrés oxidativo y la falta de yodo.

¿Existe alguna condición en la que el yodo es realmente peligroso? Sí, y es extremadamente rara. Mis principales preocupaciones en el pasado sobre el yodo se relacionan con lo que el Dr. Brownstein compartió en su libro:

¿Causa la terapia de yodo hipertiroidismo? Me enseñaron en la escuela de medicina que sí, sobre todo en pacientes que sufren de trastornos de la tiroides autoinmunes como Graves o enfermedad de Hashimoto. A los médicos jóvenes en formación todavía se les enseña esto hoy en día. Por lo tanto, permítanme responder a la pregunta: En muy raras ocasiones. Entre mis colegas y yo estimamos que menos de 10 pacientes de entre miles tratados con yodo desarrollaron hipertiroidismo.

Cuando doy conferencias a los médicos, les digo que una condición particular puede predisponer al hipertiroidismo inducido por yodo. Esta condición se produce en un paciente que tiene un nódulo que funciona de manera autónoma en su tiroides. A veces esto se conoce como un nódulo caliente en una gammagrafía tiroidea

Un nódulo con funcionamiento autónomo no está bajo el control de la realimentación hipotálamo pituitaria. Funciona de forma independiente de la glándula tiroides. Cuando el yodo está presente, estos nódulos autónomos pueden absorber el yodo y producir grandes cantidades de hormona tiroidea que lleva a hipertiroidismo. Esta condición se puede diagnosticar con un examen de la tiroides. Sin embargo, se diagnostica con mayor frecuencia cuando un paciente se hace hipertiroideo tras tomar un par de dosis de terapia de yodo.

¿Cómo se trata un paciente con un nódulo tiroideo que funciona de forma autónoma? Estos pacientes deben de evitar los suplementos con yodo y alimentos altos en yodo como las algas HASTA que el nódulo sea removido quirúrgicamente.

Teniendo en cuenta los conceptos erróneos generalizados sobre esta sustancia extremadamente beneficiosa, uno podría considerar si el conocimiento sobre el yodo y el uso del mismo han sido suprimidos a propósito. Como ya se ha observado y analizado en Sott.net, hay muchas maneras en las que el enfoque alopático occidental de la medicina ha llevado a tantas personas a extraviarse del camino hacia una vida verdaderamente saludable. Dentro de lo que hemos visto, están los beneficios de una dieta baja en carbohidratos, alta en grasa animal, la suplementación con vitaminas y otros nutrientes vitales, los modos y las razones de la desintoxicación, etc. Pero debido a las enormes cantidades de dinero y poder que pueden obtener las grandes farmacéuticas y otras industrias relacionadas con la salud al mantenernos en un mal estado de salud, ¡no es de extrañarse que muchos de nosotros todavía estemos enfermos!

Aún así, al final del día, ya sea que la ignorancia de la mayoría de la comunidad médica moderna de emplear el yodo y otros enfoques holísticos se deba a simple ignorancia, o incluso a razones más viles, el hecho es que ahora, a la luz de esta invaluable información sobre el yodo, nosotros podemos elegir tomar responsabilidad de nuestra propia salud con este enfoque efectivo. Pero la decisión, por supuesto, es de nosotros.

Protocolo de yodo

Tome suficiente yodo. Como se mencionó anteriormente, la dosis diaria recomendada de yodo no es suficiente para el cuerpo. La mayoría de la gente necesita de 12 a 50mg por día de una combinación de yodo y yoduro en forma de solución de Lugol o solución de Lugol en tabletas. Otros necesitan mucho menos. Hay varios porcentajes disponibles de solución de Lugol, pero no se angustie sobre ellos. Puede utilizar la tabla siguiente como una guía aproximada:

Comience con una sola gota de la solución de lugol después del desayuno y vaya aumentando una gota cada tres días hasta que logre un equilibrio de bienestar general. Lo más razonable sería comenzar con la dosis más baja e ir aumentando, mientras que se van manejando las reacciones de desintoxicación. Evite tomar lugol después de las 16:00 hs., ya que puede generar energía y causar insomnio si se toma demasiado tarde. Las dosis antimicrobianas para la solución de lugol y yoduro de potasio también se discuten en el hilo del foro acerca del yodo.

Tome vitaminas B2 (riboflavina) y B3 (niacinamida) con el fin de estimular el buen funcionamiento del sistema NADPH – esto ayudará a metabolizar el yodo adecuadamente, disminuir la formación de auto-anticuerpos perjudiciales y asegurar una producción suficiente de energía en forma de ATP. ¿Cuánto? 100 mg de B2 y 500 mg de B3 dos veces por día.

Tome antioxidantes con el fin de disminuir el fuego del daño oxidativo. 3 a 10 g de vitamina C a lo largo del día. Tome 3 gramos de vitamina C por lo menos una hora después de su dosis de lugol, preferiblemente dos horas más tarde. Usted puede repetir la dosis de acuerdo a la tolerancia intestinal si hay fuertes reacciones de desintoxicación provocadas por el yodo. Evite tomar vitamina C después de las 16:00 hs., ya que puede causar insomnio debido a sus efectos energizantes.

Tome magnesio, 300-600 mg por día. El magnesio ayuda con las reacciones de desintoxicación, ya que participa en más de 300 vías de desintoxicación en el cuerpo. El magnesio también actúa contra el exceso de los niveles de calcio intracelular que alimentan el estrés oxidativo. El glicinato de magnesio es uno de los preferidos.

Tome selenio o L-selenometionina, 200 mcg por día. Rango seguro: 100 mcg-400 mcg. Los niveles adecuados de selenio son necesarios para la regulación de la función tiroidea y el metabolismo del yodo. Si el selenio es deficiente, se pueden desarrollar trastornos autoinmunes de las tiroides. El selenio es importante para la activación de las hormonas tiroideas y disminuye los efectos secundarios de la terapia de yodo.

Proteja el hígado. Tome N-acetilcisteína (600-1200 mg por día), ácido alfa lipoico (200-600 mg) o leche de cardo o cardo mariano.

Beba suficiente agua y tomar agua con sal sin refinar con el fin de desintoxicar el bromuro. El cloruro es un inhibidor competitivo eficaz del bromuro tóxico y la sal sin refinar es cloruro de sodio. Es imposible reducir los compuestos de bromuro en el cuerpo si no ingiere sal sin refinar, de una 1 a 1,5 cucharaditas por día. Una ingesta adecuada de sal sin refinar en el cuerpo también es esencial para minimizar el estrés oxidativo inflamatorio. Tome por lo menos 1/4 de cucharadita de sal sin refinar, en un vaso de agua, al levantarse y al menos dos veces al día. Asegúrese de tomar su lugol separado del agua salada, por lo menos 40 minutos a 1 hora antes o después.

Haga click en la imagen para ampliarla.

En resumen,

1/2 a 1 cucharadita de sal marina en un vaso de agua al levantarse.

Lugol (comenzar con la dosis más baja) después del desayuno o las comidas, no lo tome después de las 16:00 (te da energía).

200 mg de B2 (riboflavina) por día. Se puede tomar en dos dosis con el Lugol.

1,000 mg de B3 (niacinamida) tomados en dos dosis con el Lugol.

Selenio 200 mcg (¡no más!) UNA vez al día con la dosis de la mañana.

3 a 10 gramos de vitamina C – puede dividirla en dos dosis tomadas una a dos horas después de Lugol.

500 mg de magnesio – el glicinato es excelente – tómelo por la noche.

Proteja el hígado con NAC, ALA y/o leche de cardo o cardo mariano.

Solucionando problemas de desintoxicación

Los síntomas de toxicidad del bromuro pueden estar presentes incluso con bajos niveles de bromuro en la dieta. Si existe una deficiencia de yodo, la toxicidad el bromuro se acelera. Desafortunadamente, la toxicidad de bromuro es muy común. Se utiliza como un agente antibacteriano para las piscinas y jacuzzis. También se utiliza en plaguicidas y en algunos medicamentos. La toxicidad del bromuro conduce a problemas de tiroides incluyendo los autoinmunes. El cuerpo puede eliminar el bromuro sólo cuando hay suficiente yodo disponible.

Una sola gota de la solución de lugol comenzará a desintoxicar el bromuro acumulado en su cuerpo. Las reacciones de desintoxicación del bromuro desencadenadas por el yodo pueden incluir:

  • tic de los párpados
  • espasmos en los pies
  • hormigueo en las manos o los pies
  • pensamientos oscuros
  • depresión
  • ansiedad
  • mucha emoción
  • llagas y cortes en la boca y la lengua
  • lesiones similares al acné (el zinc a veces puede ayudar con estas)
  • cortes en la piel
  • perdida de cabello
  • mente nublada
  • dolores
  • erupciones
  • sabor metálico
  • dolor de los senos paranasales
  • angiomas cereza
  • nariz congestionada
  • dolor de cabeza
  • sedación
  • letargo
  • sensación de cuerpo extraño al tragar
  • olor corporal
  • color u olor inusual de la orina inusual
  • boca seca
  • espasmo uretral
  • micción frecuente que se confunde normalmente con infección urinaria
  • diarrea
  • estreñimiento
  • cambios en la visión
  • irritabilidad
  • aumento de la salivación
  • cambios en los sueños
  • cambios hormonales
  • dolor de riñón
  • sensibilidad en los senos

Y así sucesivamente.

Para paliar estos síntomas de desintoxicación, asegúrese de beber suficiente agua con sal y tomar al menos los suplementos recomendados mencionados anteriormente. Usted puede hacer una dosificación “pulsada” de yodo, en la que deja de tomar yodo durante al menos 48 horas para que su cuerpo y sus riñones limpien el bromuro. Tenga en cuenta que si los síntomas de desintoxicación aparecieron cuando aumentó su dosis de yodo, siempre puede retroceder la dosis hacia una más baja.

Si usted tiene una manta de sauna de rayos infrarrojos, la puede utilizar con el fin de ayudar a desintoxicar cualquier tóxico movilizado por el yodo.

Siempre realice su propia investigación

Este artículo no se constituye como un consejo médico ni sirve como un sustituto de realizar su propia investigación para adquirir los conocimientos adecuados sobre la terapia de yodo.

Nuestra conclusión es que se ha ocultado el conocimiento generalizado de los muchos beneficios de yodo. Incluso si el yodo es generalmente bien conocido, ahora se ha hecho claro cómo está gravemente infravalorado y lo poco que se sabe acerca de su potencial para transformar la salud humana.

Lecturas recomendadas

Iodine: Why You Need It, Why You Can’t Live Without It (5th Edition) por el Dr. Brownstein.
The Iodine Crisis por Lynne Farrow.
Hilo sobre el Yodo y el Yoduro de potasio, en el foro Cassiopaea.
Publicaciones sobre el Yodo en optimox.com.

Artículos publicados en SOTT