No sé si habrán leído algo acerca de la relación entre los Intestinos y una buena salud en general:pues bien,ahora se relaciona la destrucción de las benéficas bacterias intestinales con una ….mala salud mental…,por supuesto se incluye el abuso de los antibióticos…

por Christina Sarich
01 Mayo 2015

del Sitio Web NaturalSociety

traducción de Adela Kaufmann

El uso excesivo de antibióticos está destruyendo nuestras bacterias intestinales.

No sólo los antibióticos causan el agotamiento de inmunidad, pero ya que el intestino a menudo es referido como nuestro segundo cerebro, también están afectando seriamente nuestra salud mental. Sólo ahora están los grandes medios de comunicación admitiendo esto.

Hablamos acerca de la relación entre antibióticos y enfermedad mental ya en 2011 – y la gran prensa ignore completamente el Estudio (Uso excesivo de Antibióticos: Detengamos la matanza de bacterias benéficas – reporte más abajo) que se publicó en la popular revista Nature:

El Uso Excesivo de Antibióticos

– Detengamos la Matanza de Bacterias Benéficas –
por Martin Blaser
Nature
24 Agosto 2011

Las preocupaciones sobre los antibióticos se centran en la resistencia bacteriana – pero los cambios permanentes en nuestra flora protectora podrían tener consecuencias más graves, dice Martin Blaser.

El niño promedio en los Estados Unidos y otros países desarrollados ha recibido de 10 a 20 ciclos de antibióticos en el momento en que él o ella cumple 18 años. 1

En muchos aspectos, este es un desarrollo para salvar vidas.

Las expectativas de vida del ciudadano promedio estadounidense nacido en 1940 son de unos 63 años. Un bebé nacido hoy debe llegar a los 78, en parte debido a los antibióticos. Pero la suposición de que los antibióticos son generalmente seguros ha fomentado el uso excesivo y la llevado a un aumento en la resistencia bacteriana a los tratamientos.

Otras consecuencias igualmente graves, a largo plazo de nuestro amor a los antibióticos, ha recibido mucha menos atención. Los antibióticos matan las bacterias que sí queremos, tanto como aquellas que no queremos.

Tengo evidencias tempranas de mi laboratorio y otros indicios de que a veces, nuestra flora amigable nunca se recupera totalmente. Estos cambios a largo plazo en las bacterias beneficiosas en el cuerpo de las personas pueden incluso aumentar nuestra susceptibilidad a las infecciones y enfermedades.

El uso excesivo de antibióticos podría estar alimentando el aumento dramático de condiciones tales como la obesidad, la diabetes tipo 1, la enfermedad inflamatoria intestinal, alergias y asma, que se han incrementado más del doble en muchas poblaciones (véase el gráfico).

Preocupante correlación

El riesgo de las enfermedades inflamatorias intestinales

en niños aumenta con el número de ciclos de

antibióticos tomados

Necesitamos urgentemente investigar esta posibilidad.

Y, aun antes de que entendamos el alcance completo, hay una acción que deberíamos tomar.

Las bacterias han vivido en y sobre animales – constituyendo su microbioma – ya que la vida multicelular evolucionó hace unos 1000 millones años. Los anfitriones derivan muchos beneficios de sus huéspedes bacterianos: 2

Las especies Bacteroides que habitan en el colon sintetizan nuestra vitamina K requerida. Las bacterias del intestino nos ayudan a resistir a los organismos invasores.

Un antibiótico oral o inyectable se difunde a través del torrente sanguíneo y afecta los patógenos y la microbiota residencial de objetivo.

Y se está acumulando evidencia de que nuestros bienvenidos residentes, de hecho, se recuperan completamente o son a largo plazo reemplazados por microorganismos resistentes.4

Daños colaterales

A principios del siglo XX, el Helicobacter pylori era el microbio dominante en los estómagos de casi todas las personas.

A principios del siglo XXI, menos del 6% de los niños en los Estados Unidos, Suecia y Alemania acarreaban el organismo en sus cuerpos. Otros factores podrían estar en juego en esta desaparición, pero los antibióticos pueden ser en parte culpables.

Por ejemplo, un solo ciclo de amoxicilina o un antibiótico macrólido, más comúnmente utilizado para tratar el-oído medio o las infecciones respiratorias en los niños, también puede erradicar H. pylori en el 20-50% de los casos.

“Cada generación podría estar empezando la vida con una dotación pequeña de microbios antiguos que en el pasado.”

En los seres humanos, la erradicación de H. pylori afecta la regulación de dos hormonas producidas en el estómago y que participan en el balance energético: la grelina y la leptina.

Y como H. pylori ha desaparecido de los estómagos de las personas, se ha producido un incremento en el reflujo gastroesofágico, y sus problemas concomitantes tales como el esófago de Barrett y el cáncer esofágico.

¿Podrían estar vinculadas las tendencias?

H. pylori es un factor de riesgo para las úlceras pépticas y cáncer de estómago, pero un microbio probablemente no habría sido tan penetrante si no le llevaba algún beneficio a su anfitrión.

De hecho, grandes estudios realizados han encontrado que las personas sin la bacteria son más propensas a desarrollar asma, fiebre del heno o alergias de la piel en la infancia. 6

Los estómagos que carecen de H. pylori parecen inmunológicamente muy diferentes de los que no lo hacen, y la infección de ratones jóvenes con H. pylori protege contra el asma experimental. 7

Hay otra evidencia de que los antibióticos causan cambios en la composición microbiana que pueden provocar cambios fisiológicos a largo plazo.

Por ejemplo, como han descubierto los agricultores, las dosis continuas, sub-terapéuticas de muchos agentes antibacterianos diferentes causan el aumento de peso en animales con menos comida.

Y mientras más pronto se inicia con antibióticos, más profundos son los efectos. En mi laboratorio, tenemos evidencia preliminar en un modelo de ratón que los cambios en la grasa corporal y la composición del tejido están asociados tanto con el tratamiento con antibióticos en dosis bajas que mimetizan su en la granja, como con el tratamiento de dosis altas similares a los utilizados para tratar infecciones de la infancia.

Los cambios en nuestro microbioma pueden incluso impulsar la transmisión de organismos mortales como el Estafilococo aureus resistente a la meticilina 5 y el Clostridium difficile. 8

Esto no es una enorme sorpresa, porque una de las funciones importantes de un ecosistema microbiano intacto es resistir intrusiones por organismos patógenos.

Para comprender mejor los efectos a largo plazo del uso de antibióticos, tenemos que comparar los microbiomas de quienes usan antibióticos con las poblaciones libres del uso de antibióticos.

Estamos trabajando con María Gloria Domínguez Bello y sus colegas de la Universidad de Puerto Rico en San Juan, para estudiar a las personas que viven en regiones remotas de la Amazonía que, o bien nunca han recibido antibióticos o han tenido exposiciones recientes muy limitadas.

Si los antibióticos causan cambios fisiológicos a largo plazo, es posible que no querramos esperar hasta que entendamos completamente el problema antes de cambiar nuestros enfoques.

El conocimiento obtenido de granjas indica que la vida temprana es más crucial, provocando cambios fisiológicos que son difíciles de revertir en el futuro.

En consecuencia, debemos reducir el uso de antibióticos durante el embarazo y la infancia. Antibióticos – en particular las penicilinas – ahora se dan habitualmente a entre un tercio y la mitad de todas las mujeres durante el embarazo o cercano al parto en los Estados Unidos y otros países desarrollados.

Los bebés adquieren sus poblaciones bacterianas fundadoras de sus madres mientras pasan a través de la vagina durante el parto.

Así que cada generación – en particular el 30% o menos de los bebés nacidos por cesárea 9 – podrían estar empezando la vida con una menor dotación de antiguos microbios que la anterior. 5

Cuando los antibióticos parecen garantizados – como en el 30% de las mujeres embarazadas con el grupo B Streptococcus, que causa infecciones graves en aproximadamente 1 de cada 200 recién nacidos – debemos evaluar mejor cuáles madres necesitan ser tratadas, o si una vacuna pudiera ser preferible.

Ataque dirigido

Otra medida de precaución sería desarrollar agentes específicos para estabilizar poblaciones microbianas residenciales en riesgo, como los muy efectivos probióticos.

También necesitamos nuevos agentes antibacterianos, de espectro reducido para minimizar los efectos colaterales sobre la microbiota. Esta es una tarea ciertamente enorme, que requerirá de incentivos para que la industria farmacéutica desarrolle clases específicas de agentes antibacterianos y, sobre todo, mejores diagnósticos que identifiquen rápidamente el agente problemático.

También podemos necesitar comenzar a reemplazar lo que se ha perdido en los últimos 70 años.

Junto con recibir vacunas estándar, por ejemplo, un día, los niños cuyo microbioma ha sido genotipado podrían recibir inoculaciones de cepas específicas de H. pylori para reducir su probabilidad de desarrollar posteriormente alergias o asma, luego, recibir antibióticos de espectro reducido más tarde en la vida para eliminar la bacteria y reducir los riesgos de úlcera péptica y cáncer gástrico.

La facilidad de los viajes en todo el mundo está aumentando nuestra vulnerabilidad mundial a los patógenos, al igual que nuestras defensas microbianas antiguas están erosionando.

Debemos hacer uso de la tecnología disponible para proteger y estudiar nuestras bacterias benefactoras antes que sea demasiado tarde.

Referencias

Fuente

Sharland, M. J. Antimicrob. Chemoth. 60 (suppl. 1), i15–i26 (2007).

Ley, R. E., Lozupone, C. A., Hamady, M., Knight, R. & Gordon, J. I. Nature Rev. Microbiol. 6, 776–788 (2008).

Dethlefsen, L. & Relman, D. A. Proc. Natl Acad. Sci. USA 108 (suppl. 1), 4554–4561 (2011).

Sjölund, M., Wreiber, K., Andersson, D. I., Blaser, M. J. & Engstrand, L. Ann. Intern. Med. 139, 483–487 (2003).

Blaser, M. J. & Falkow, S. Nature Rev. Microbiol. 7, 887–894 (2009).

Chen. Y. & Blaser, M. J. Arch. Intern. Med. 167, 821–827 (2007).

Arnold, I. C. et al. J. Clin. Invest. 121, 3088–3093 (2011).

Chang, J. Y. et al. J. Infect. Dis. 197, 435–438 (2008).

Dominguez-Bello, M. G. et al. Proc. Natl Acad. Sci. USA 107, 11971–11975 (2010).

El estudio (arriba) reveló que los antibióticos están destruyendo permanentemente las bacterias beneficiosas en el intestino, una condición que los científicos vinculan a la enfermedad mental.

Al parecer, vale la pena observarlo ahora, ya que los expertos están diciendo que,

“La cura a la enfermedad cerebral y la salud mental” está realmente en su intestino.

El problema es que la medicina convencional ha sido en gran parte reduccionista en su pensamiento desde los días del filósofo francés Descartes – el cuerpo se pensaba que era una entidad mecánica muy similar a un coche con partes.

Pocos en la medicina habrían pensado buscar en el intestino las respuestas de cómo funciona su cerebro. Afortunadamente, los investigadores de vanguardia están reconociendo los méritos de un enfoque más holístico.

Tome investigadores del Centro Médico Universitario de Rush, por ejemplo. Han comenzado a publicar datos que demuestran que las cuestiones intestinales significativas asociadas con la enfermedad de Parkinson en realidad pueden jugar un papel en su causa.

Esta es sólo una enfermedad del cerebro, sin embargo. Abundan elatos anecdóticos de individuos que toman un antibiótico para algo sencillo y terminan ‘teniendo enfermedades mentales.”

Uno de los muchos efectos secundarios incapacitantes de los antibióticos es un problema de salud mental debilitante.

Cuando se considera que también estamos siendo expuestos a los antibióticos si comemos cualquier tipo de carne, ya que la mayoría de la agricultura es cultivada con copiosos antibióticos (entre otras hormonas desagradables), no es de extrañar que los trastornos de salud mental están en aumento.

Sólo muy pocos médicos, como la Dra. Natasha Campbell-McBride, están haciendo algo sobre el uso excesivo de antibióticos. Ella ha basado su práctica pediátrica en el Reino Unido, en la fijación de todo tipo de trastornos de conducta y de la alimentación mediante el uso de dietas y probióticos para restaurar la salud del intestino.

Aunque tal vez ya que los antibióticos se están volviendo rápidamente inútiles a medida que las bacterias se convierten en organismos imparables, nuestra (con suerte) futura reducción del uso de los medicamentos ayudará a prevenir estos problemas actuales de salud mental.

Si se ha estado sintiendo un poco ‘fuera’ mentalmente, trate de mejorar su flora intestinal tomando probióticos y reduciendo el uso de antibióticos. Es probable que usted se sienta infinitamente mejor.

Fuente:bibliotecapleyades.net

Acerca de radiosappo

Médico que practicaba casi todas las Medicinas,recién jubilado,con aficiones múltiples(algunas reflejadas por lo expuesto en el blog).En la Primavera austral me traslado a vivir a la Patagonia chilena. Mi único y gran interés ha sido,es y será intentar ser "un solucionador" de problemas tanto a nivel personal como profesional. Ver todas las entradas de radiosappo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: