Historias de la vida:cuán interesantes y reveladoras o enseñadoras pueden ser para otros! He aquí la historia de David Paladin,un indígena que herido y prisionero en la Segunda Guerra Mundial despertó hablando ruso y pintando como Kandinsky.En realidad se trataría de una especie de “walk-in”(cuando otro espíritu entra en un cuerpo debilitado).En fin,aquí tienen la historia…

Indígena estadounidense despierta de un trauma de guerra hablando ruso y pintando como Kandinsky
La verdadera historia de David Paladin
Por Tara MacIsaac – La Gran Época
Mie, 13 Ago 2014 12:45 +0000

Derecha: El pintor ruso Vassily Kandinsky (1866–1944). (Wikimedia Commons) Imagen de la silueta de un soldado via Thinkstock e imagen de un túnel via Shutterstock*
La verdadera historia de David Paladin está tan llena de dificultades, perseverancia y misterios metafísicos que en los últimos 70 años captó la atención de muchos.

¿Ha escuchado alguna una vez una historia tan impresionante que le impactó fuertemente en su interior? ¿O que lo dejó helado y lo haya hecho recapacitar fuertemente sobre su vida? “Eso me pasó en 1994 y continúa conmigo todavía”, escribió Adele Ryan McDowell, Ph.D., en un correo en Selfgrowth.com al referirse a la historia de Paladin, al que conoció por medio de la autora Caroline Myss. “Durante semanas y semanas, después de ir a una conferencia profesional donde escuché esta historia por primera vez, se la conté a cada una de las personas que encontré, ¡a cada una!”.

En 1985, Paladin le relató a Myss su vida como un alcohólico en la infancia en una reserva Navajo, su experiencia durante la Segunda Guerra Mundial, una rara coincidencia que le salvó su vida, y las torturas que tuvo que soportar como prisionero de guerra. La parte más misteriosa del relato es aquella en que el difunto pintor ruso Vassily Kandinsky (1866–1944) habría entrado en su cuerpo y permanecido allí. Aquí es donde entra el Dr. H.N. Banerjee, investigador sobre la reencarnación, él escribió sobre el caso de Paladin en su libro “La vida pasada y futura”.

El siguiente relato de la vida de Paladin se basa en el libro de Myss, “Anatomía del Espíritu”, la historia tal como se la contó al Dr. McDowell y los informes de Banerjee.

Paladin, alcohólico a la edad de 11 años, abandonó la reserva cuando era adolescente y consiguió trabajo en un buque mercante. En el barco se hizo amigo de un joven alemán con quien compartió mucho tiempo. En esa época, comenzó a dibujar como hobby.

Más tarde fue reclutado como soldado en la Segunda Guerra Mundial y fue enviado como espía tras las líneas alemanas. La lengua nativa fue usada por el ejército estadounidense como herramienta de espionaje para, en caso de ser interceptado, permaneciera incomprensible. Paladin fue capturado por los alemanes.

Entre los castigos y torturas crueles durante su cautiverio estaba clavar sus pies al suelo. Según la ideología nazi, como miembro de una “raza inferior”, debería ser transportado en tren hacia un campo de exterminio. Un soldado alemán lo punzó desde atrás con un fusil. Cuando Paladin se dio la vuelta, se encontró cara a cara con su amigo alemán de los días de navegantes.

El soldado consiguió trasladarlo a un campo de prisioneros de guerra en lugar de a un campo de exterminio. Paladin sobrevivió, pero en un campo así, sus condiciones estaban lejos de ser buenas y cuando los aliados liberaron el campo lo encontraron peligrosamente desnutrido, inconsciente y moribundo.

Poco después cuando se recuperó, hablaba ruso. Lo llevaron con los rusos, pero más tarde cuando pudo identificarse con su nombre, rango y número de serie en inglés, fue devuelto a los estadounidenses.

Después de la guerra estuvo dos años en coma en un hospital de Michigan. Cuando se despertó le dijo a la enfermera: “Soy un artista”.

Regresó a la reserva donde los ancianos tomaron medidas drásticas para ayudarlo a resolver el problema espiritual que ellos podían ver tras su mal aspecto físico. Le sacaron el soporte ortopédico de sus piernas y lo metieron en un río.

Como relata el libro de Myss, los ancianos le ordenaron: “David, dile a tu espíritu que regrese. Tu espíritu ya no está en tu cuerpo, si no puedes conseguir que regrese, te dejaremos partir. Nadie puede vivir sin su espíritu. Tu espíritu es tu poder”.

Paladin describió a Myss que lo que experimentó en ese momento “fue más difícil que tener que resistir mis pies clavados al suelo. Vi las caras de esos soldados nazis. Viví todos esos momentos en el campo de concentración. Sabía que tenía que soltar esa ira y odio. Apenas podía mantenerme sin ahogarme, pero recé para que esa ira abandonara mi cuerpo. Eso fue todo lo que recé y mis oraciones fueron escuchadas”.

Se recuperó y desarrolló sus habilidades artísticas, que tenían un estilo de pintura sorprendentemente similar al de Kandinsky.

El Dr. Banerjee de la Universidad de Rajasthan, India, estudió casos de reencarnación tanto en la India como en Estados Unidos. Algunos de los casos han sido mencionados en las obras del fallecido Dr. Ian Stevenson, famoso investigador de la reencarnación de la Universidad de Virginia. Banerjee estudió el caso Paladin y lo encontró extraordinario.

Al contrario de cuando el alma de una persona fallecida se reencarna en una nueva vida, en un bebé, el de Paladin podría ser el caso de un alma entrando en un cuerpo en momentos de flaqueza, cuando el espíritu principal estaba ausente. Cuando estaba hipnotizado hablaba con acento ruso y parecía familiarizado con los detalles de la vida de Kandinsky. Aunque pintaba al estilo Kandinsky, también desarrolló su propio estilo de artista. Banerjee vio que Paladin había recuperado su propio espíritu, pero que el espíritu de Kandinsky había entrado e influenciado a Paladin.

Banerjee percibió que cuando pintaba Paladin parecía tener el control absoluto sobre sí mismo, no estaba poseído por el espíritu de Kandinsky, aunque estuviese en un tipo de estado relajado como si canalizara su inspiración.

Paladin, quien falleció en 1986, escribió sobre el estado en el que pintaba en su libro ‘Pintando el Sueño’: “Mi mente está relajada, con un leve foco en un modo de consciencia de ensoñación. Soy consciente de las imágenes cambiantes en mi mente”.

“No sé por qué aparecen formas caligráficas. Las formas geométricas de Kandinsky dan un sentido de orden, de resonancia en ciertas áreas, son como un lenguaje. Las formas caligráficas del pensamiento son también un lenguaje”.

“Pienso que Kandinsky y yo pintamos la estructura del universo sintonizando con el consciente colectivo, cada uno de nosotros cuenta historias y mira la realidad de una forma única”.
Fuente:lagranepoca.com

Acerca de radiosappo

Médico que practicaba casi todas las Medicinas,recién jubilado,con aficiones múltiples(algunas reflejadas por lo expuesto en el blog).En la Primavera austral me traslado a vivir a la Patagonia chilena. Mi único y gran interés ha sido,es y será intentar ser "un solucionador" de problemas tanto a nivel personal como profesional. Ver todas las entradas de radiosappo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: