En Rusia prohibieron el Micro-Ondas del 76 al 92,luego con la llegada de la Perestroika lo permitieron de nuevo pero parece que lo vuelven a prohibir.Lea aquí casi todo lo que puede saber de lo Negativo que puede llegar a ser el uso de tal aparatito.Ya les he avisado varias veces pero no está de mal un recordatorio(como ésos que dan de los difuntos,yo prefiero hacerlo antes de que llegue ese momento).Salud y Alegría,claro…

March 18, 2013

from FourWinds10 Website

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

En Rusia, los hornos de microondas se prohibieron en 1976 debido a sus consecuencias negativas para la salud, ya que se llevaron a cabo muchos estudios sobre su uso.  La prohibición se levantó después de la Perestroika a principios de los 90

He aquí algunas de sus conclusiones sobre cocinar o calentar en microondas la comida:

  1. Los alimentos cocinados en el microondas pierden 60 ~ 90% de su valor nutricional y también acelera la desintegración estructural de los alimentos.
  2. Calentar en el microondas crea agentes causantes de cáncer dentro de la leche y los cereales.
  3. Calentar en el microondas altera-sustancias alimenticias elementales, causando trastornos digestivos.
  4. Calentar en el microondas altera la química de alimentos que puede provocar un mal funcionamiento en el sistema linfático y la degeneración de la capacidad del cuerpo para protegerse contra tumores cancerosos.
  5. Los alimentos calentados en el microondas conduce a un porcentaje mayor de células cancerosas en el torrente sanguíneo.
  6. Calentar en el microondas altera la composición de sustancias elementales cuando vegetales crudos, cocidos o congelados son expuestos aun por un tiempo muy corto y se forman radicales libres.
  7. Los alimentos cocinados en el microondas causan tumores cancerosos intestinales y en el estómago, una degeneración general de los tejidos celulares periféricos, y una ruptura gradual de los sistemas digestivo y excretor en una estadísticamente alto porcentaje de personas.
  8. Los alimentos cocinados en microondas reducen la capacidad del cuerpo del cuerpo para utilizar las vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina E, minerales y lipotrópicos esenciales.
  9. El campo de microondas cerca de un horno de microondas causa muchos de problemas de salud también.
  10. Calentar carnes preparadas en el microondas suficiente para el consumo humano crea:

     

    • d-nitrosodietanolamina (un conocido agente cancerígeno)
    • desestabilización de los compuestos biomoleculares de la proteína activa
    • Creación de un efecto de unión a la radiactividad en la atmósfera.
    • Creación de agentes causantes de cáncer dentro de los compuestos de proteínas hidrolizados en la leche y los granos de cereales.

       

  11. Emisiones de microondas también causaron alteración en comportamiento (descomposición) catabólico de glucósido – galactósido y – elementos dentro de las frutas congeladas cuando se descongela de esta manera.

     

  12. Las microondas alteran el comportamiento catabólico de los alcaloides de plantas – cuando vegetales crudos, cocidos o congelados fueron expuestos durante períodos incluso muy cortos.
  13. Los radicales libres causantes de cáncer se formaron dentro de ciertos minerales traza – formaciones moleculares en sustancias vegetales, especialmente en hortalizas de raíz sin procesar.
  14. Debido a las alteraciones químicas dentro de las sustancias alimenticias, se producen malos funcionamientos en el sistema linfático, que provoca la degeneración de la capacidad de los sistemas inmunes de protegerse a sí mismos contra el crecimiento canceroso.
  15. El catabolismo inestable de los alimentos pasados por el microondas altera sus sustancias alimenticias elementales, dando lugar a trastornos en el sistema digestivo.
  16. Aquellos que ingirieron alimentos pasados por el microondas mostraron una diferencia estadísticamente mayor de incidencia de cáncer de estómago e intestino, además de una degeneración general de los tejidos celulares periféricos con una ruptura gradual de la función del sistema digestivo y excretor.
  17. La exposición a microondas causó una disminución significativa en el valor nutricional de todos los alimentos estudiados, particularmente:

     

    • Una disminución en la biodisponibilidad de las vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina E, minerales esenciales y lipotróficos
    • Destrucción del valor nutritivo de las nucleoproteínas en carnes
    • Reducción de la actividad metabólica de los alcaloides, glucósidos, galactósidos y nitrilósidos (todas las sustancias vegetales básicas en frutas y verduras)
    • Marcada aceleración de la desintegración estructural en todos los alimentos.

Lea el informe completo por Larry Cook titulado “alimentos pasados por microondas no son seguros para comer” aquí 
 

 

Notas finales

  1. La Asociación Suiza de Comerciantes de electro aparatos para hogares e industria se quejaron en voz muy alta sobre los hallazgos, lo que provocó una orden judicial para prohibir Hans Hertel de hablar sobre sus hallazgos acerca de los peligros de los alimentos en el microondas al público. En 1998, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que se había producido una violación de los derechos de Hertel en la decisión de 1993, levantó la orden del secreto y condenó a Suiza a pagar una indemnización Suiza de F 40.000. Vea “HUH contra Suiza
  2. La Fundación Mundial para las Ciencias Naturales: “Los peligros ocultos de Cocinar con Microondas“, de la Revista Nexus
  3. Salud, riqueza y felicidad, “Alimentos cocinados ​​en microondas: Es como comer basura nuclear!”. http://www.relfe.com/microwave.html
  4. Lubec, G. y col. (1989): isomerización de los Aminoácidos y exposición a Microondas. The Lancet, 2 (8676): 1392-1393, y Fundación Mundial para las Ciencias Naturales: “Los peligros ocultos de Cocinar con Microondas

 

La Comodidad conlleva una significativa amenaza tóxica para usted y su familia 
Los microondas calientan alimentos causando que las moléculas de agua en ellos resuenen a frecuencias muy altas y eventualmente se convierten en vapor que calienta la comida. Si bien esto puede calentar rápidamente los alimentos, lo que mucha gente no se da cuenta es que también provoca un cambio en la estructura química de los alimentos.

Hay numerosas cuestiones que han surgido desde que los hornos de microondas se introdujeron por primera vez a los consumidores hace más de 40 años, además de agotar el valor nutricional de los alimentos, o cual se abordará un poco más tarde

La primera cosa que usted probablemente ha notado cuando comenzó a pasar sus alimentos por el microondas fue cuán irregular es el calor.

Los “Puntos calientes” en los alimentos calentados en microondas pueden ser lo suficientemente calientes como para causar quemaduras – o construir hasta una “explosión de vapor.” Esto ha dado lugar a  amonestaciones a las nuevas madres acerca de no usar el horno de microondas para calentar biberones, ya que los bebés han sido quemados por la fórmula sobrecalentada que se fue sin ser detectada.

Otro problema con los hornos de microondas es que las toxinas cancerígenas pueden filtrarse fuera de su recipientes/tapas de plástico y papel, y dentro de su comida.

El número de enero/febrero de 1990, del Boletín de Noticias Nutrition Action reportó la fuga de numerosos productos químicos tóxicos de los envases de alimentos comunes para microondas, incluyendo pizzas, patatas fritas y palomitas de maíz.

 

Productos químicos incluidos terpthalate de polietileno (PET), benceno, tolueno, y xileno. Cocinar o calentar en microondas alimentos grasos en recipientes de plástico conduce a la liberación de dioxinas (sustancias cancerígenas conocidas) y otras toxinas en los alimentos.

Uno de los peores contaminantes es BPA o bishenol A, un compuesto similar al estrógeno ampliamente utilizado en productos plásticos. De hecho, los platos elaborados específicamente para el microondas a menudo contienen BPA, pero muchos otros productos de plástico contienen también.

Cocinar o calentar en microondas  distorsiona y deforma las moléculas de cualquier alimento u otra sustancia que sujeta a la misma. Un ejemplo de esto son productos de la sangre.

La sangre normalmente se calienta antes de ser transfundida en una persona. Ahora sabemos que cocinar o calentar en microondas  productos sanguíneos daña los componentes de la sangre.

 

De hecho, una mujer murió después de recibir una transfusión de sangre pasada por el microondas, en 1991, lo que resultó en una demanda muy publicitada.

 

 

 

 

Fuga de radiación del microondas

Usted puede haber oído que hay algún peligro del microondas escapándose de su horno de microondas mientras está en funcionamiento. Esto era más de un riesgo con los modelos anteriores que con los últimos, que son sometidos a pruebas más rigurosas.

Teóricamente, hay muy pequeñas cantidades de fuga de radiación a través del vidrio de visión, pero la FDA reporta que estos niveles son,

“insignificantes” y “muy por debajo del nivel conocido de dañar a la gente.”

La FDA ha estado regulando los hornos de microondas desde el año 1971 a través de su programa de control de radiación de productos electrónicos, que es obligatorio por las disposiciones de Productos Electrónicos de Control de la Radiación de la Ley de Medicamentos y Cosméticos Alimentos

La FDA limita la cantidad de microondas que puede fugarse de un horno a lo largo de su vida a 5 milivatios (mW) por centímetro cuadrado a aproximadamente 2 pulgadas de la superficie del horno. Debido a que la energía del microondas se reduce dramáticamente a medida que uno se aleja de la fuente de la radiación, una medición hecha a 20 pulgadas de su horno sería aproximadamente la centésima parte del valor medido a 2 pulgadas.

El estándar federal también requiere que todos los hornos tengan,

“dos independientes sistemas de bloqueo que impiden la producción de microondas el momento en que el pestillo se libera o se abre la puerta.”

Y también se requiere un sistema de monitoreo, que  detiene la operación, si uno o ambos sistemas de bloqueo fallan. Se podría pensar que, con todas estas pruebas y regulaciones, usted estaría a salvo.
Sin embargo, de acuerdo con Powerwatch, una organización independiente sin ánimo de lucro con un papel central en el debate sobre la radiación de microondas:

“Incluso cuando el horno de microondas está funcionando correctamente, los niveles de microondas en la cocina es probable que sean significativamente superiores a los de cualquier estación base de telefonía celular cercana. Recuerde también que las microondas viajan a través de las paredes si el horno de microondas está en contra de una pared interior. “

Powerwatch también afirma que no se sabe muy bien si la normativa vigente acerca de la fuga s verdaderamente segura y recomienda que los hornos sean revisados ​​al menos cada año, ya que las emisiones de microondas pueden cambiar con el uso normal.

También podría considerar la compra de un dispositivo de 20 dólares de prueba que le permite comprobar la radiación en su casa.

Asegúrese de que, si usted va a utilizar el horno de microondas para las esponjas de limpieza o para cualquier uso en absoluto, examinar regularmente la puerta y bisagras para asegurarse de que están sellando correctamente. Si la puerta no se cierra correctamente, o si es deformado, doblada o dañada de otra forma, no la use en absoluto!
Debido a que sus ojos se sabe que son particularmente susceptibles a la radiación de microondas (altas exposiciones de microondas son conocidas por causar cataratas), recomiendo alejarse de su horno de microondas mientras está en uso.

 

 

 

 

Nuevo estudio confirma que el Microondas afecta su corazón

Un estudio reciente sobre los efectos de la radiación de 2,4 GHz (que es la frecuencia de la radiación emitida por los routers Wifi y hornos de microondas) en el corazón se acaba de completar.

 

El estudio encontró “evidencia inequívoca” de que la radiación de frecuencias de microondas afecta al corazón a niveles no térmicos que se encuentran muy por debajo de las normas federales de seguridad, según la Dra. Magda Havas de la Universidad de Trento.

Dr. Havas dice:

“Este es el primer estudio que documenta los cambios inmediatos y dramáticos, tanto en la frecuencia cardíaca como en la variabilidad de la frecuencia cardíaca causada por un dispositivo aprobado que genera microondas a niveles muy por debajo (0,3 por ciento) las directrices federales de Canadá y los Estados Unidos.”

Ya no pueden reclamar los escépticos de que las microondas no producen efectos biológicos inmediatos en los niveles ordinarios del hogar!
El estudio estará apareciendo en una revista revisada por pares en algún momento durante el verano de 2010. Si experimenta latido del corazón rápido o irregular, dolor o presión en el pecho, tendrá que visitar a su médico y compartir este video con él o ella (segundo video en esta página).

También hay evidencia de que esta misma frecuencia de radiación causa que los niveles de azúcar en la sangre se disparen en individuos susceptibles y en realidad pueden ser la causa de un tipo de diabetes.

 

Para obtener más información sobre esto, ver el primer video de abajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cocinar o calentar los alimentos en microondas  también Despoja a su Comida de los Nutrientes Adecuados

Ha habido sorprendentemente poca investigación sobre cómo las microondas afectan las moléculas orgánicas, o cómo el cuerpo humano responde al consumir alimentos cocinados o calentados ​​en microondas.

¿No esperaría usted que un producto que se encuentra en más del 90 por ciento de cocinas, así como prácticamente en todas las sala de receso en el país, habrían sido investigadas a fondo por la seguridad?

Los pocos estudios que se han hecho en general  acuerdan, en su mayor parte, que el microondas despoja a los alimentos de su valor nutricional. El horno de microondas convierte a sus hermosas verduras orgánicas, por las que ha pagado mucho dinero o mano de obra, en alimentos “muertos” que pueden causar una enfermedad!
Calentar alimentos, en y por sí mismo, puede dar lugar a una cierta pérdida de nutrientes, pero utilizando microondas para calentar alimentos presenta el problema adicional del “efecto microondas”, un fenómeno que se discutirá en detalle más adelante.

La mayoría de los estudios sobre las microondas y la nutrición se llevaron a cabo antes de 2000, sospecho, porque el foco de la investigación de la radiación últimamente ha cambiado hacia una amenaza más siniestra: radiación ambiental de los dispositivos electromagnéticos, como teléfonos celulares y computadoras, que ha proliferado en una gigantesca nube de contaminación electromagnética en todo el mundo durante la última década no obstante, algunos excelentes datos científicos se han recopilado sobre los efectos perjudiciales de las microondas sobre los nutrientes en los alimentos:

Un estudio publicado en la edición de la Revista de la Ciencia de la Alimentación y la Agricultura 11 2003 encontró que el brócoli “es despojado” en el microondas, perdiendo hasta el 97 por ciento de sus beneficiosos antioxidantes.
En comparación, el brócoli al vapor perdió el 11 por ciento o menos de sus antioxidantes. También hubo reducciones en compuestos fenólicos y glucosinolatos, pero los niveles de minerales se mantuvieron intactos.

Un estudio escandinavo de 1999 de la cocción de espárragos encontró que las microondas causaron una reducción en vitamina C.

En un estudio del ajo, calentándolo tan poco como 60 segundos en el microondas fue suficiente para inactivar su principal ingrediente activo contra el cáncer, la alinasa.

Un estudio japonés por Watanabe mostró que sólo 6 minutos de calentamiento por microondas se convirtió el 30-40 por ciento de la vitamina B12 en la leche en una forma (muerta) inerte. Este estudio ha sido citado por el Dr. Andrew Weil como evidencia que apoya su preocupación por los efectos de las microondas.
El Dr. Weil escribió:

“Puede haber peligros asociados con cocinar o calentar alimentos en el microondas… es una cuestión de si las microondas alteran la química de la proteína en formas que podrían ser perjudiciales.”

Un reciente estudio australiano demostró que las microondas causan un mayor grado de “despliegue de proteína” que calentar convencionalmente.

Calentar en el microondas puede destruir los agentes esenciales de lucha contra la enfermedad en la leche materna que ofrecen protección para su bebé. En 1992, Quan encontró que la leche materna calentada pierde la actividad de la lisozima, anticuerpos, y fomenta más el crecimiento de bacterias potencialmente patógenas.

Quan indicó que más daño se hizo para la leche calentada en el microondas que por otros métodos de calentamiento, concluyendo:

“Cocinar o calentar en el microondas parece estar contraindicado a altas temperaturas, y existen preguntas con respecto a su seguridad, incluso a bajas temperaturas.”

Otro estudio sobre la leche materna/fórmula infantil por Lee en 1989 encontró que el  contenido de vitamina se agota en el microondas, y ciertos aminoácidos se transforman en otras sustancias que son biológicamente inactivos.

 

Algunos aminoácidos alterados son venenos en el sistema nervioso y los riñones. (Numerosos autores mencionan este estudio, sin embargo, fui incapaz de encontrar el artículo/estudio original, por lo que no lo puedo validar personalmente.)

 

Aunque muchos de los estudios anteriores no son nuevos, sin duda hay muchas pruebas de que el microondas no es bueno para su comida.
 

 

De Cómo su microondas calienta realmente su comida

Las microondas son una forma de radiación electromagnética – ondas de energía eléctrica y magnética moviéndose juntas por el espacio.

 

La radiación EM varía de muy alta energía (rayos gamma y rayos X) en un extremo del espectro de muy baja energía (ondas de radio) en el otro extremo del espectro.

Las microondas están en el extremo más bajo de energía del espectro, en segundo lugar solamente a las ondas de radio. Tienen una longitud de onda de alrededor de 4,8 centímetros -. Sobre la anchura de la cabeza

Las microondas se generan por algo llamado un magnetrón (un término derivado de las palabras “imán” y “electrónica”), que es también lo que permitió el uso del radar aerotransportado durante la Segunda Guerra Mundial. De ahí el nombre temprano para hornos de microondas: rangos de radar.

Un magnetrón es un tubo en el cual los electrones están sujetos a ambos campos magnéticos y eléctricos, produciendo un campo electromagnético con una frecuencia de microondas de alrededor de 2450 megahercios (MHz), que es 2,4 gigahercios (GHz ).

Las microondas provocan calentamiento dieléctrico. Ellas rebotan alrededor del interior del horno y son absorbidas por la comida que usted pone en ella. Dado que las moléculas de agua son bipolares, que tienen un extremo positivo y uno negativo, giran rápidamente en el campo eléctrico alterno. Las moléculas de agua en la comida vibran violentamente en frecuencias extremadamente altas – como millones de veces por segundo – creando fricción molecular, lo que calienta la comida

Si la comida o el objeto colocado en el horno de microondas no tuviera agua no sería capaz de tener este tipo de efecto de calor por resonancia y se mantendrá fresco. O, como periodista de investigación William Thomas lo llama, “latigazo eléctrico.”

Las estructuras de las moléculas de agua se rompen y son energéticamente deformadas. Esto es diferente que el calentamiento convencional de alimentos, con lo cual el calor se transfiere convencionalmente desde el exterior, hacia el interior. El microondas comienza dentro de las moléculas, donde el agua está presente.

Contrariamente a la creencia popular, los alimentos cocinados en el microondas no se cocinan “de adentro hacia afuera.”
Cuando se cocinan alimentos más gruesos, el microondas calienta las capas externas, y las capas internas se cocinan en su mayoría por conducción de calor desde las capas exteriores calientes, hacia el interior.
Dado que no todas las áreas contienen la misma cantidad de agua, el calentamiento no es uniforme.
Además, Cocinar o calentar en microondas  crea nuevos compuestos que no se encuentran en los seres humanos o en la naturaleza, llamados compuestos radiolíticos. Todavía no sabemos lo que estos compuestos están haciendo a su cuerpo.

Además de los efectos violentos de calor por fricción, llamados efectos térmicos, también hay efectos atérmicos, que no se entienden bien porque no se miden con la misma facilidad. Es estos efectos atérmicos  se sospecha que son responsables de gran parte de la deformación y la degradación de las células y las moléculas.

Como un ejemplo, las microondas se utilizan en el campo de la tecnología de alteración de genes para debilitar las membranas celulares. Los científicos usan microondas para romper las células aparte. Las células deterioradas se convierten en presa fácil de virus, hongos y otros microorganismos.

Otra palabra para estos efectos atérmicos es el “efecto microondas”, un tema de controversia que voy a entrar en un poco más tarde.

 

 

 

 

Enfermedad del Microondas

Cuando sus tejidos están directamente expuestos a las microondas, las mismas deformaciones violentas ocurren y pueden causar la “enfermedad del microondas.”

 

Las personas que han estado expuestas a altos niveles de radiación de microondas experimentan una variedad de síntomas, incluyendo:

  • Insomnio, sudores nocturnos y diversos trastornos del sueño
  • Dolores de cabeza y mareos
  • Ganglios linfáticos inflamados y un sistema inmune debilitado
  • Deterioro cognitivo
  • La depresión y la irritabilidad
  • Pérdida de apetito Náuseas y
  • Problemas de la visión y del ojo
  • Micción frecuente y sed extrema

Hay una buena cantidad de datos que se desprenden de que la gente está sufriendo, en diversos grados, este tipo de síntomas de vivir cerca de torres de telefonía móvil y antenas que emiten otras radiaciones de alta frecuencia, que emiten microondas durante todo el día.

Según el profesor Franz Adelkofer, un científico líder en el área de los efectos biológicos de los campos FEM:

“Hay evidencia real de que las hiperfrecuencias de los campos electromagnéticos pueden tener efectos-genotóxicos. Y este ADN dañado es siempre la causa del cáncer.

Hemos encontrado estos efectos perjudiciales en los genes a niveles muy por debajo de los límites de seguridad. Es por eso que creemos que es urgente basar nuestros límites de seguridad sobre los efectos biológicos, no los térmicos.

Ellos deben estar basadas en la biología, no en la física “.

 

 

 

Veinte años de investigación rusa apoya las Preocupaciones sobre los Microondas

Los nazis son acreditados con la invención del primer dispositivo de microondas de cocción para proporcionar apoyo alimentario móvil a sus tropas durante la invasión de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial.

 

Estos primeros hornos microondas eran experimentales. Después de la guerra, al Departamento de Guerra de Estados Unidos se le asignó la tarea de investigar la seguridad de los hornos de microondas.

Pero fueron los rusos los que realmente se tomaron al toro por los cuernos.

Después de la guerra, los rusos habían recuperado algunos de estos hornos de microondas y condujeron una investigación a fondo sobre sus efectos biológicos. Alarmados por lo que aprendieron, los rusos prohibieron los hornos de microondas en 1976, después de levantar la prohibición durante la Perestroika.

Veinte años de investigación rusa (y estudios alemanes ya en 1942 Berlín) hacen un fuerte argumento en contra de la seguridad de cocinar con microondas.

Sus hallazgos condujeron al gobierno ruso a emitir una alerta internacional sobre posibles daños biológicos y ambientales asociados con el uso de hornos de microondas y otros dispositivos electrónicos de frecuencias similares (por ejemplo, teléfonos móviles).

Yo no fui capaz de evaluar personalmente ninguno de estos órganos más antiguos de investigación, ya que esos documentos ahora son difíciles de localizar, así que no puedo dar fe de su metodología o conclusiones. Todo lo que se puede hacer es sopesar sus hallazgos adecuadamente, lo mejor que pueda.

El artículo de Powerwatch antes citado resume la investigación rusa bastante bien, que voy a duplicar más abajo.
Debo añadir que esta conclusión se apoya en el estudio de 1998 por el japonés Watanabe7 acerca de la vitamina B12 en la leche, antes citada.

 

 

 

 

El estudio clínico suizo – Hans Hertel

 

Alguna evidencia suficientemente convincente  apoyando los efectos destructivos de las microondas proviene de un estudio muy citado por un científico suizo de alimentos  llamado Hans Hertel.

 

E Dr. Hertel fue el primer científico en estudiar los efectos de los alimentos en el microondas en la sangre y la fisiología de los seres humanos.

Su pequeño estudio, en coautoría con el Dr. Bernard Blanc del Instituto Federal Suizo de Tecnología y el Instituto Universitario de Bioquímica, reveló las fuerzas degenerativas producidas por los hornos de microondas en los alimentos que cocinaban.

El Dr. Hertel concluyó que la cocción en microondas cambió los nutrientes de los alimentos, y que los cambios que se produjeron en la sangre que pueden causar efectos negativos en la salud.

 

Las conclusiones de Hertel fueron que la comida en el microondas resultó en:

  • Aumento de los niveles de colesterol
  • Disminución  en os números de leucocitos (células blancas de la sangre), lo que puede sugerir envenenamiento
  • Números reducidos de células rojas de la sangre
  • Producción de compuestos radiolíticos
  • Disminución de los niveles de hemoglobina, lo que podría indicar anemia

No es sorprendente que el estudio del Dr. Hertel fuese recibido con gran resistencia por parte de los que tienen mucho que perder.

Una orden de silencio contra el Dr. Hertel fue emitida por una organización comercial de Suiza en 1992, que fue retirada más tarde en 1998. Pero un periodista estadounidense, Tom Valentine, publicó los resultados del estudio de Hertel en Búsqueda de la Salud en la primavera de 1992.

El estudio no estuvo exento de defectos. Se trataba tan sólo de ocho participantes, de los cuales Hertel fue uno. Tan convincente como sus conclusiones fueron, su metodología no estuvo a la altura de los rigores científicos del campo.

A pesar de las deficiencias metodológicas de Hertel, sus hallazgos plantean preocupaciones acerca de lo que esta forma de radiación que está haciendo a su comida y debe tomarse como una . lanzamiento de punto a mayores estudios, más robustas en el futuro

 

Hertel escribió:

“No hay átomos, moléculas o células de ningún sistema orgánico capaz de resistir un poder tan violento y destructivo para cualquier período de tiempo. Esto sucederá incluso teniendo en cuenta el rango bajo de energía del horno de microondas de milivatios.”

 

 

 

Efectos a largo plazo de la exposición a la radiación no ionizante

Una de las controversias básicas acerca de los efectos de los centros de microondas sobre la conveniencia o no de los hornos de microondas ejercen algún tipo de fuerza más allá del calor, comúnmente llamada “efecto microondas” o “efecto atérmico.”
Primero es necesario que usted entienda la diferencia entre la radiación ionizante y la radiación no ionizante.

Hay dos formas básicas de radiaciones: ionizantes y no ionizantes:

  • La radiación ionizante: crea iones cargados al desplazar los electrones en los átomos, incluso sin calor. Ejemplos de ello son la radiación emitida por las sustancias radiactivas en las rocas y en el suelo, los rayos cósmicos del sol y la radiación de la tecnología hecha por el hombre, tales como máquinas de rayos X, las centrales eléctricas y reactores nucleares.
  • Radiación No ionizante: Puede cambiar la posición de los átomos, pero no altera su estructura, composición y propiedades. Ejemplos de ello son la luz visible, ultravioleta y rayos infrarrojos, ondas de radio o televisión, teléfonos celulares, microondas y mantas eléctricas.

A pesar de no ser capaz de separar los átomos a la fuerza, la radiación no ionizante (como el microondas) puede causar alteraciones físicas.

 

Por ejemplo, la luz del sol puede dañar la piel y los ojos. La exposición excesiva a la radiación puede afectar los tejidos, causando daño molecular, mutaciones en el ADN, y otros cambios que pueden conducir al cáncer.

 

La gran preocupación es, con toda esta radiación que nos rodea a partir de teléfonos móviles e inalámbricos, torres de radio, satélites, antenas de emisión, militares y radares de aviación, aparatos electrónicos, computadoras e Internet, todos somos parte de un involuntario experimento epidemiológico de masas, a una escala nunca antes vista en la historia de la raza humana.

Y la verdad es que no sabemos muy bien lo que a largo plazo, de bajo nivel (pero persistente) radiación hace a nosotros – incluso el tipo no ionizante.

 

Pero aquí están algunas de las cosas que sí sabemos 

  • Los efectos en los niveles bajos pueden ser más evidentes que en los niveles superiores.

     

  • Hay algo que se llama un “efecto ventana”, es decir un efecto que ocurre sólo en frecuencias específicas o las densidades de potencia, pero no se produce justo por encima o por debajo de ellos. Varios estudios demuestran los efectos de la radiación de microondas en las células sanguíneas a través de este fenómeno.

    Para una discusión completa de esto, usted puede leer Bombardeando  a Nuestro Planeta con microondas, escrito por Arthur Firstenberg, presidente del Grupo de Trabajo Teléfono Celular.

    Cindy Sage de Sage Asociados, una empresa consultora del medio ambiente, ha compilado una lista exhaustiva de estudios que muestran los efectos biológicos a niveles de exposición de radiofrecuencia muy por debajo de lo que sería explicable como “efectos térmicos” y dentro de la gama a la que está usted comúnmente expuestos a todos los días.

  • La resonancia intensifica efecto biológico. La resonancia ocurre cuando una forma de radiación tiene una frecuencia similar a una parte del cuerpo. Por ejemplo, las frecuencias de microondas son similares a las frecuencias de tu cerebro!
  • Los estudios son típicamente hechos por períodos cortos de exposición, a intensidades más altas. Los científicos afirman que la duración de la exposición es igualmente importante que la intensidad de exposición, pero a menudo NO SE ESTUDIA, y que la exposición a largo plazo, de bajo nivel, puede tener efectos equivalentes a la exposición a corto plazo, y más intensa.
  • Los efectos de la radiación son acumulativos. Su cuerpo se vuelve más sensible a lo largo del tiempo.
  • Ya no hay ningún grupo de control, ya que los seres humanos están ahora todos expuestos a esta radiación penetrante. La falta de un grupo de control hace que sea aún más difícil de llevar a cabo estudios significativos.

El punto es, parado en su cocina, mientras el horno de microondas está aniquilando  su cena, noche tras noche, no le hará brillar en la oscuridad. Pero en los meses y años, ¿cuál es el efecto acumulativo en el cuerpo y la salud?

¿Por qué exponerse a estos peligros potenciales cuando hay alternativas más seguras para cocinar?

 

 

 

¿Cocinar o calentar en microondas  es más peligroso que calentar con un horno convencional?

Algunos expertos afirman que los efectos que tienen los microondas en las moléculas pueden ser explicados simplemente como el “efecto térmico” del calentamiento – en otras palabras, la cocción en microondas no es más perjudicial para los alimentos que calentarlos convencionalmente.

 

Argumentan que, puesto que las microondas son radiaciones no ionizantes, entonces es imposible que puedan dañar sus células sanguíneas o erradicar el ácido fólico en la espinaca.

Otros han propuesto que hay algún tipo de “efecto microondas” que causa cambios en las moléculas de una manera que el calentamiento convencional no lo hace. Durante muchos años, la línea del partido fue que el “efecto microondas” es un mito.

Sin embargo, estudio tras estudio ha dado lugar de probar lo contrario, mostrando los efectos que no se pueden explicarse como simples efectos térmicos.

En una carta titulada “ADN y el Efecto de microondas” (originado en la Penn State University, 2001), el autor repasa la historia de la controversia que rodea el efecto microondas y los resultados de la investigación hasta la fecha. Él explica que, aunque los fundamentos de la termodinámica y la física le dirían que el efecto de microondas no es posible, los estudios siguen haciendo aparecer evidencia de su existencia.

 

Algunos de los principales puntos planteados en la carta son los siguientes:

  • El calentamiento por microondas, y el calentamiento convencional pueden parecer idénticos a nivel “macro”, pero los dos parecen muy diferentes a nivel molecular.
  • Las microondas son eficaces para la esterilización, que ha sido estudiada desde hace varias décadas. Existe controversia, sin embargo, de si es del calor que generan, o si se trata de algo completamente distinto.
  • Un científico (Kakita 1995) tuvo éxito en demostrar que las microondas son capaces de fragmentar extensivamente y destruir el ADN viral, algo que no se puede lograr mediante sólo el calentamiento.
  • Múltiples estudios ofrecen evidencia de que existen múltiples mecanismos para romper el ADN sin radiación ionizante, pero ninguna teoría existe actualmente para explicar este fenómeno.
  • Algunos científicos están aprovechando el efecto de microondas y el uso de microondas en el laboratorio para acelerar en gran medida las reacciones químicas, a veces por un factor de mil, lo que resulta en la terminación de las reacciones en minutos que antes tardaban días o meses, y una gran cantidad de productos químicos tóxicos.
  • Este interés recién descubierto en la “química de microondas” ha estimulado a los científicos escépticos a darle otra mirada a lo que en realidad hace el microondas y cómo lo hace.

A veces el sentido común prevalece sobre la evidencia empírica.

 

La carta/articulo Penn State dijo lo mejor:

“…Al parecer, no hay razón para creer que el efecto microondas sí existe, aunque todavía no se puede explicar adecuadamente. Lo que sabemos en este momento es un poco limitado, pero puede haber suficiente información ya disponible para formar una hipótesis viable.

La posibilidad de que la radiación electromagnética en el rango de frecuencia no ionizante puede causar daño genético puede tener profundas implicaciones en la controversia actual que implica las antenas EM, líneas de energía, y los teléfonos celulares”.

 

 

 

Librándose de su Horno – Algunos consejos básicos

¿Le estoy pidiendo que tire su horno de microondas en el basurero más cercano?

No necesariamente. Puede ser una herramienta útil para la limpieza. Pero si las propiedades inmobiliarias en su cocina son una prioridad, probablemente debería ser lo primero que debería tirar. Usted realmente puede sobrevivir sin microondas – la gente está viviendo felizmente sin uno, aunque no lo crean.

 

Sólo tiene que hacer algunos ajustes de estilo de vida pequeños, tales como:

  • Planee con anticipación. Saque su cena fuera del congelador por la mañana o la noche anterior, así no tendrá que terminar luchando para descongelar un trozo de 5 libras de carne de res dos horas antes de la hora de cenar.
  • Prepare sopas y guisos a granel, y luego congélelos en bolsas para congelación de un galón u otros recipientes. Una hora antes de la hora de comer, tome una sola y descongélela en un fregadero de agua hasta que esté lo suficientemente descongelado como para ponerlo en una olla, y luego re-calentarlo en la estufa.
  • Un horno tostador hace una GRAN imitación de microondas para calentar las sobras! Guárdelo a una temperatura baja – como 200 a 250 grados F – y caliente suavemente un plato de comida en el transcurso de 20 a 30 minutos. Otra buena alternativa es un horno de convección. Pueden ser construidos o comprados como una forma segura relativamente barata y rápida para calentar alimentos.
  • Prepare sus comidas con antelación para que tenga una buena comida disponible en esos días en que usted está demasiado ocupado o demasiado cansado para cocinar.
  • Trate de comer más alimentos crudos orgánicos. Esta es la mejor manera y mejorar su salud a largo plazo.
  • Fuente:bibliotecapleyades.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: