Muchísima gente,desgraciadamente,dice aquello de “lo han dicho por la tele”,con lo cual se supone,2º desgraciadamente,que es bueno.Ay,madre mía,cuántas veces les he dicho a mis hijos “no copies,no imites,no te creas nada de lo que anuncien en la tele,etc,etc…”Pues bien,tercer desgraciadamente,muchísima gente viniendo comiendo soja:lean la entrevista de abajo y se pueden explicar muchas cosas.Ah,y para peor,prácticamente toda la soja es T r a n s g é n i c a.A santiguarse pues…

La doctora Kaayla Daniel se hace llamar “La Nutricionista Pícara” debido a su habilidad para desprestigiar mitos nutricionales sin piedad y en clave de humor. Kaayla es la autora del libro “The Whole Soy Story: The Dark Side of America’s Favorite Health Food” [La Historia de la Soja: El Lado Oscuro del Alimento Saludable Favorito de América], respaldado por prestigiosos expertos en salud como el Dr. Joseph Mercola, Larry Dossey, Kilmer S. McCully, Russell Blaylock, Doris J. Rapp y Jonathan Wright. Su presencia como experto ha sido prominente en mercola.com, la página web líder en temas de salud y dieta natural. Kaayla es además la vicepresidenta de la Fundación Weston A. Price, está en el comité directivo del Farm-to-Consumer Legal Defense Fund [Fondo para la Defensa Legal de los Granjeros con Venta Directa al Consumidor], y recibió el premio a la integridad otorgado por la Fundación Weston A. Price en 2005. Ha sido invitada en programas como el Dr. Oz, el programa Healing Quest de la cadena televisiva PBS, en People´s Pharmacy de la cadena de radio NPR, y en muchos otros, además de aparecer en la prensa escrita. Es una oradora popular en Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá, y ha participado en numerosas conferencias, incluyendo BoulderFest, Wise Traditions, National Association of Nutrition Professionals y Biosignature de Charles Poliquin. Sigue a Kaayla en su página de facebook o en su página web, drkaayladaniel.com.

En esta entrevista con Freda Mooncotch de mykitchenpot.com, la doctora Daniel arremete contra uno de los mitos nutricionales más arraigados en la sociedad actual, que la soja en forma de alimentos altamente procesados es un alimento saludable. Te sorprenderá leer que, entre otras cosas, la soja puede tener un efecto devastador en el sistema endocrino. Esta entrevista ha sido traducida y publicada con permiso de Freda Mooncotch. Sin más os dejo con Kaayla y Freda.

Freda Mooncotch: Buenos días a todos, soy Freda Mooncotch, de mykitchenpot.com, muchas gracias por estar hoy con nosotros. Hoy tenemos un invitado muy especial, que llamará en breve, la doctora Kaayla Daniel, también conocida como “La Nutricionista Pícara”, me encanta ese nombre. También ha escrito hace poco el libro “The Whole Soy Story: The Dark Side of America’s Favorite Health Food”, que es de lo que vamos a hablar hoy, entre otras cosas. Hablaremos sobre cómo todavía hoy en día se les da soja a los monjes asiáticos para disminuir sus hormonas sexuales, y mantener su deseo sexual a raya. No creo que la gente entienda los efectos que tienen la dieta vegetariana y la soja, ni para qué fueron creados. Nos embarcamos en estas cosas sin saber de dónde vienen, y nos creemos que son beneficiosas, cuando en realidad no lo son. Yo lo hice, fui vegetariana, y fui vegana, y me puse muy enferma. Toda la gente que conozco está apartándose de ello, y volviendo a comer carne porque también están enfermando. Hay muchos vegetarianos y veganos o crudiveganos prominentes en la sociedad vegana que están admitiendo que han empezado a comer carne porque estaban enfermando. Y lo mismo con sus hijos, habían empezado a ver efectos en sus hijos también. Estoy muy ilusionada por hablar de este tema, y me alegra que alguien más haya escrito sobre ello. Sally Fallon, la presidenta y fundadora de la Fundación Weston A. Price, ha dedicado mucho tiempo a educar a la gente acerca de la soja, y ahora hay alguien más hablando de ello, que además ha escrito un libro. Hablemos un poco de la doctora Kaayla Daniel. Tiene un doctorado en ciencias de la nutrición y terapias de anti-envejecimiento, y su libro “The Whole Soy Story: The Dark Side of America’s Favorite Health Food” ha sido respaldado por expertos en salud de renombre. Ha aparecido como invitada en muchos programas de televisión. Y además la doctora Kaayla es muy divertida. Su blog es drkaayladaniel.com, donde tiene muchos artículos y vídeos. Hoy estuve leyendo uno de sus artículos sobre un nuevo cereal que han sacado a la venta en Canadá en la sección de suplementos deportivos de las tiendas de alimentos saludables. Lo llaman SexCereal, y han hecho una versión para hombres y otra para mujeres. La doctora Kaayla desmantela el producto de una forma muy divertida, repasando todos los ingredientes que contiene y explicando que muchos de ellos van a tener el efecto contrario en tu libido. Está claro que tenemos que dejar de recurrir a estas soluciones fáciles, y dejar de creernos que un cereal de desayuno va a arreglar nuestros problemas sexuales. Hoy en día hay 44 millones de personas en todo el mundo tomando estatinas. Si tomas estatinas, en particular si eres un hombre, tu libido se va a ver afectado. Y no hablemos de los antidepresivos, y el resto de medicamentos. Un tazón de cereales no va a arreglar esos problemas, hay que trabajar a un nivel más profundo, no concentrarse exclusivamente en los síntomas. Ése es el problema que tenemos hoy en día con la medicina alopática, en la que nos centramos en los síntomas, poniendo tiritas. En promedio cada persona toma entre 13 y 17 medicamentos. Y después nos preguntamos por qué no tenemos un libido normal. Y por si eso fuera poco, nuestra dieta está llena de alimentos procesados, ingredientes genéticamente modificados, soja, y todo eso. Tenemos un verdadero problema entre manos. Estoy esperando a que la doctora Kaayla llame. […] Aquí está. Hola doctora Kaayla.

Dra. Kaayla Daniel: Hola Freda.

Freda Mooncotch: Ya te he presentado, y he hablado un poco de tu trabajo, y de que se te conoce como La Nutricionista Pícara, que es un nombre que me encanta. También he hablado de tu artículo sobre los cereales SexCereal.

Dra. Kaayla Daniel: Gracias.

Freda Mooncotch: Es un placer tenerte con nosotros. Tú hablas de uno de mis temas favoritos, la soja. Soy ex-vegetariana y ex-vegana, y nosotros consumimos muchísima soja, desgraciadamente. Yo lo estoy pagando ahora. No es la única causa de mis problemas, pero es muy importante que tanto los hombres como las mujeres sepan que la soja está en todas partes, y está increíblemente procesada. Sin embargo, hay toda una comunidad de personas que prácticamente viven a base de soja y tofu. Así que voy a dejar que nos hables de tu libro, The Whole Soy Story, The Dark Side of America’s Favorite Health Food, y si después quieres podemos hablar de algunas otras cosas al estilo de lo que haces en tu blog, que es muy divertido. Realmente tienes un gran sentido del humor y haces que todo esto sea divertido. Yo tengo un estilo más serio.

Dra. Kaayla Daniel: De acuerdo. Yo pienso que reírse es la mejor medicina, y la situación que tenemos con la comida en Estados Unidos, y de hecho en casi todo el mundo, es cada vez más deprimente, así que a veces la única manera de lidiar con ello es con una buena carcajada.

Freda Mooncotch: Estoy totalmente de acuerdo. Hoy estaba mirando mi página de facebook, donde pertenezco a distintos grupos, y la verdad es que tuve que cerrarla. Es tan deprimente, lo que les está ocurriendo a los granjeros. Pero no quiero derrumbarme porque entonces no podría transmitir un mensaje de esperanza, quiero permanecer positiva como todos aquellos que están luchando en el Farm-to-Consumer Legal Defense Fund, pidiéndole al gobierno todas esas cosas. Pero es fácil venirse abajo. Por eso tú eres como un soplo de aire fresco.

Dra. Kaayla Daniel: Bueno, muchas gracias, todos contribuimos. Y como sabes, todos votamos con nuestros dólares. No se trata solo de pedirle cosas al gobierno. Votamos cada vez que elegimos no comprar un alimento transgénico, o que tenga la posibilidad de ser trangénico. Tenemos que apoyar a las empresas que hacen las cosas de forma correcta. No es una tarea fácil, pero es la manera de votar todos los días.

Freda Mooncotch: Tienes toda la razón. Sé que Sally Fallon ha trabajado mucho educando a la gente acerca de la soja. Y siempre que hablo de este tema con algún vegetariano, me preguntan si esa información la he sacado de Sally, porque normalmente no les gusta nada lo que dice, por algún motivo, la han encasillado de cierta manera y no van a escuchar nada de lo que ella diga. Por eso es importante que haya otra persona más hablando de este tema. ¿Por qué no es el alimento saludable que todo el mundo piensa que es? ¿Y qué efecto tiene en los niños? Sé que es un factor en niñas que llegan a la pubertad de forma prematura, incluso con tres o cuatro años, debido a la soja que hay en las leches de inicio para bebés. He leído que en especial entre poblaciones empobrecidas, donde la gente tiende a consumir alimentos baratos suministrados por el gobierno, es donde más se están experimentando problemas hormonales. Unos de los problemas que se está volviendo muy común es la feminización en hombres, que están desarrollando pechos. El doctor William Davis, que escribió el libro Wheat Belly [N. del T. Barriga “triguera”], dice que las operaciones para la disminución del pecho son las más efectuadas en cirugía estética en hombres hoy en día. Háblanos de todo eso.

Dra. Kaayla Daniel: En primer lugar diría que la soja es solamente uno de los muchos estrógenos ambientales que están causando la feminización en hombres y en muchos casos la masculinización en mujeres. La soja no es el único problema. Tenemos estrógenos en el agua del grifo, estrógenos que vienen de los pesticidas, la utilización de hormonas en la producción de carne, los pesticidas que hay en los vegetales producidos de forma convencional, el cloro y el flúor en el suministro público de agua. La lista de productos químicos presentes en el ambiente que nos están dañando y produciendo alteraciones endocrinas y caos hormonal es una lista muy larga. Pero en general cuando se habla de estrógenos en el ambiente, siempre se habla del BPA [N. del T. Bisfenol A] en las latas, y de los problemas con los plásticos. Es muy raro que se contemple a la soja como parte de este problema. Pero la soja es un factor sobre el que tenemos un gran control. Podemos decidir si la vamos a consumir o no, y si se la vamos a dar a nuestros niños. Y aún más importante, si vamos a utilizar una leche de inicio que contenga soja para alimentar a nuestros bebés. Éstas son decisiones que podemos tomar todos, pero la mayoría de la gente no sabe lo peligrosa que es la soja en términos de alteraciones endocrinas.

Freda Mooncotch: La verdad es que asusta. Estoy pensando ahora mismo en toda la soja que he consumido. [risas] Mi hijo tiene 21 años y está en la universidad, donde los jóvenes son un blanco perfecto para los defensores del vegetarianismo y el veganismo. Mi hijo y sus amigos están bien informados, y están contentos comiendo carne. Pero otros chicos de su edad se convencen muy fácilmente. Y no tienen ni idea de lo que esto puede suponer para su fertilidad y su estado de ánimo. Estos críos no comen nada bien, no es como si estuvieran comprando las mejores verduras, lo que hacen es comer comida basura. Y la soja está en todos los alimentos procesados. Para que mis oyentes lo entiendan, la soja está en todas partes. La soja, el trigo y el maíz transgénico están en todos los alimentos procesados, en forma de distintos ingredientes. La gente no lo entiende. En tu libro, ¿cómo explicas qué es la soja?

Dra. Kaayla Daniel: El libro acabó siendo un proyecto muy largo. Cuando lo empecé pensé que iba a ser un proyecto bastante fácil y rápido, y en lugar de eso me llevó varios años. Y terminé leyendo miles de estudios porque es un tema bastante complejo. Yo creo que lo primero que la gente tiene que entender es que la soja se consumía en Asia tradicionalmente en pequeñas cantidades, como un condimento en la dieta, no como un alimento básico. Y como un alimento tradicional dentro de la dieta en Asia es un alimento bueno, incluyendo miso hecho a la antigua usanza, y utilizado en la sopa de miso, o en salsas y cosas así. Y el natto, que es un producto fermentado, el tempeh, y incluso pequeñas cantidades de tofu, que no está fermentado, pero que está hecho a partir del haba de la soja entera. El tofu está bien si se come como lo hacen en Asia, en pequeñas cantidades, como unos pocos cubitos en una sopa de miso. Todos éstos son alimentos perfectamente aceptables, como parte de una dieta variada. Pero esa es una situación muy diferente de la que tenemos en el mundo hoy en día, donde existen todos estos alimentos procesados derivados de la soja, de origen industrial, que ponen en más del 60% de los alimentos procesados y en prácticamente el 100% de la comida rápida. Por eso son tan difíciles de evitar. Y además se promocionan como productos saludables, pero la realidad es que no se han consumido nunca en la historia, sino que se introdujeron después de la segunda guerra mundial. Por si esto fuera poco, el 90% de los cultivos de soja son transgénicos. Y eso es un gran problema. Ahora bien, muchos veganos y vegetarianos, y otras personas preocupadas por la salud, piensan que el problema de la soja se debe a que es trangénica. Y si vas a comer soja, espero que te asegures de que es soja de cultivo ecológico, que seguro que es menos perjudicial que la soja transgénica. Pero toda la soja, ya sea ecológica o híbrida o transgénica, tiene un alto contenido en estrógenos. No son estrógenos de mamífero, no son humanos, sino estrógenos de origen vegetal. Estos estrógenos, aunque no son iguales a los estrógenos humanos, producen un enorme caos hormonal en el cuerpo humano.

Freda Mooncotch: Hablemos de eso un poco más. Tal y como has dicho, el consumo de soja moderna no existía antes de la segunda guerra mundial. He escuchado que la dieta vegetariana se usaba para esterilizar a la gente y disminuir su apetito sexual. Y he leído en tu blog que en la actualidad en Asia se da soja a los monjes, para conseguir un resultado similar.

Dra. Kaayla Daniel: Hay muchos rumores acerca del uso de la soja para esterilizar a la población, en concreto con la población de las cárceles, aunque ese es un problema aparte. Hay varias demandas judiciales en la actualidad en el estado de Illinois, donde los prisioneros están siendo alimentados con una dieta muy alta en soja. Hay rumores de que estas dietas se utilizan para reprimir, esterilizar, feminizar, etc. Yo no he encontrado confirmación de ninguna de esas cosas. Pero desde luego que se van a producir algunos de esos efectos. La soja puede dañar todo el sistema reproductivo, puede producir infertilidad, y ciertamente puede producir pérdida de libido. Y en Asia sabemos que se utiliza soja a propósito en los monasterios zen porque los monjes se dieron cuenta de que cuando el consumo de soja se incrementaba, el comportamiento libidinoso disminuía. Es decir, que la soja se puede utilizar como una ayuda al celibato. Y del mismo modo, las mujeres japonesas, si se enteran de que su marido las está engañando, le sirven al marido raciones extra de tofu y otros alimentos hechos con soja porque de este modo el marido pierde el deseo, la habilidad, o ambas cosas. [risas]

Freda Mooncotch: ¡Ahí lo tenéis chicas! [risas]

Dra. Kaayla Daniel: Efectivamente, ésa es la mejor manera de castigar a los novios o maridos que engañen. [risas]

Freda Mooncotch: Recuerdo haber leído en el libro de Randy Roach, “Muscle, Smoke & Mirrors” [N. del T. Músculos, humo y espejos], yo soy una gran admiradora de Randy Roach, que todos estos culturistas, no solo los culturistas vegetarianos o veganos, sino todos los culturistas, hombres y mujeres, toman muchos batidos de suero o soja en polvo. Y no hablemos de los metales pesados que contienen. Pero es interesante porque yo siempre pensé que la proteína de soja había sido introducida por la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Pero según Randy, y corrígeme si me equivoco, fue la industria del culturismo la que realmente la promovió en los años 1950, cuando se dieron cuenta de que había mucho dinero en la venta de suplementos para mejorar el rendimiento deportivo, proteínas en polvo y suplementos. Así que empezaron a fabricar estos suplementos en el garaje, utilizando jarabe de chocolate Hershey’s, y haciendo toda una serie de afirmaciones sobre los beneficios para la salud, de que su proteína en polvo iba a producir un aumento de masa muscular, o perder bla bla bla, y ahí es cuando de verdad la soja se empezó a vender. ¿Has encontrado algo parecido en tus investigaciones?

Dra. Kaayla Daniel: Me encanta el libro de Randy, es un libro fantástico. Efectivamente sabemos que la proteína de soja en polvo y los batidos en polvo se han promocionado como una opción saludable, baja en grasa y alta en proteína, para la comunidad de culturistas, de atletas, o sencillamente para gente que va al gimnasio. El hecho es que se promociona porque es un ingrediente muy barato, y pueden vender estos productos como saludables cuando en realidad no lo son. Pero si miramos aún más atrás, a algunos de los grandes culturistas como Vince Gironda, que no consumía proteína de soja, de hecho decía cosas sobre la proteína de soja que no eran muy respetuosas, por decirlo así, y consumía algo así como 30 huevos al día. Y si miras a algunas de sus fotos, era todo un tiarrón, ¿sabes? Porque todo era natural, creado con buena comida y mucho trabajo, y no con esteroides u otros métodos artificiales para crear un montón de músculo voluminoso. Era un hombre atractivo. La situación ahora es que no solo los culturistas son un blanco de la promoción de la soja en polvo, sino muchas otras personas, personas muy ocupadas, con poco tiempo. Barritas energéticas de soja, hamburguesas vegetales, y después tienes a esa otra gente que se cree que está haciendo algo saludable al comerse una bolsa entera de edamame, se lo comen como si fueran palomitas. Y es cierto que el edamame puede ser mejor que una barrita energética de soja, pero cuando lo consumes en grandes cantidades, la cantidad importa, y hay otras cosas ahí aparte de los estrógenos, como los inhibidores de proteasas, que hacen que sea difícil digerir proteínas y causan sufrimiento pancreático y otros problemas. Un consumo alto de soja produce problemas de salud de varias maneras. Antes has mencionado a los Adventistas del Séptimo Día. Lo que es muy interesante es que fueron a muchos lugares de Asia, empezando en los años 20. Y debido a que los Adventistas del Séptimo Día son vegetarianos, promovieron dietas vegetarianas, incluyendo mucha soja, y en muchos casos lo hacían con la mejor de las intenciones, porque veían a mucha gente pasar hambre, y creían de verdad que los productos hechos con soja eran una solución al hambre. Creían que la leche de inicio de soja podía salvar a muchos bebés. Su intención era buena, pero las cosas no son como ellos pensaban. Una cosa que me gustaría enfatizar es que la gente piensa que alimentos como la leche de soja y la leche de inicio de soja llevan consumiéndose miles de años, y que son consumidos por millones de personas en Asia. Y eso es totalmente incierto. La leche de soja ni siquiera aparece en los registros escritos hasta el año 1877. Y no fue promovida en Asia de ningún modo hasta que los misioneros Adventistas del Séptimo Día llegaron desde América. Los misioneros pusieron en marcha plantas de producción de leche de soja y de otras cosas. Así que la leche de soja y otros productos procesados modernos son resultado de la inventiva americana, que no llegó hasta no hace mucho.

Freda Mooncotch: ¿No se utilizaba la soja principalmente en agricultura, para fertilizar el suelo entre dos cultivos?

Dra. Kaayla Daniel: Si, es un abono verde, un fijador de nitrógeno, que es para lo que la soja es buena. Además de ayudar a políticos con problemas de bragueta y doblegar maridos que engañan a sus mujeres, la soja tiene un uso muy bueno en términos de fertilizante. Es estupenda. Tradicionalmente, la gente solía plantar soja después de haber recolectado un cultivo, y después de arar la dejaban en la tierra. Y esto se hacía una vez cada dos años o algo así. Si la gente utilizara la proteína de soja como fertilizante ése sería un buen uso, pero prácticamente nadie lo hace porque lo que promueven es el uso de fertilizantes químicos comerciales. Ésa es una de las razones por las que los productos de proteína de soja se promueven con tanta fuerza como algo bueno para comer.

Freda Mooncotch: Y después está el problema de alimentar al ganado con soja. Lo están utilizando como suplemento con todo tipo de animales. Sé de mucha gente que se esfuerza mucho para evitarla.

Dra. Kaayla Daniel: La soja es un alimento completamente antinatural para el ganado. Y uno de los mayores problemas, además de provocar problemas de salud en los animales, es que cada vez hay más gente que es extremadamente alérgica a la soja. Y algunas de estas personas incluso reaccionan a la carne de animales que han sido alimentados con soja, o a huevos de gallinas alimentadas con soja. Y puede ser difícil conseguir productos de animales que no hayan sido alimentados con soja. Una vez más hemos de votar con nuestros dólares, debemos hacer saber a los granjeros que estamos dispuestos a pagar más, ya que ellos van a gastar más dinero para usar un pienso que no contenga soja. La USDA [N. del T. Departamento de Agricultura de Estados Unidos] ha llevado a cabo estudios durante décadas, donde científicos brillantes trataron de averiguar la manera de procesar la soja de modo que los animales crecieran más sanos y mejor. Y básicamente al final se dieron por vencidos porque hay un límite en la cantidad de soja que le puedes dar a un pollo, o a un cerdo, o a una vaca, antes de que se enferme prematuramente y muera prematuramente. Les afecta al tiroides igual que a los humanos, se vuelven letárgicos y engordan. Y eso podría considerarse una ventaja para la industria de cría de animales en confinamiento.

Freda Mooncotch: Eso es, pero no para las personas. Es una ventaja para ellos, para su bolsillo, y su margen de beneficios. Pero a la larga no es una ventaja. La gente piensa que están haciendo algo bueno para su salud, comiendo soja, y tofu, especialmente si lo hacen en grandes cantidades. Las hamburguesas de mentira hechas con tofu procesado, los nuggets, y todo eso. Pero, ¿qué impacto tiene en su tiroides y en su metabolismo? ¿Y en su estado de ánimo? Como Julia Ross dice, hay una epidemia de mal humor. ¿Qué papel juega la soja en esa epidemia? […]

Dra. Kaayla Daniel: La soja contribuye a un montón de problemas, pero una vez más quiero decir que no es el único demonio que hay en el suministro alimenticio. Y todos estos problemas se juntan, hay tantísimos factores. Hay cosas como las excitotoxinas, el GMS [N. del T. Glutamato Monosódico] y el aspartamo, hay tantos aditivos en los alimentos, y después nos animan a comer la menor cantidad de colesterol posible, o nada de colesterol, nos apartan de la grasa saturada y nos conducen hacia los aceites vegetales, que a menudo están rancios y también producen toda clase de problemas. Por eso la soja es una parte del suministro industrial de alimentos, que cada vez se aleja más de lo que la madre naturaleza había planeado para nosotros. En su lugar tenemos al padre tecnología, dispositivos ingeniosos que son muy rentables pero que no promueven nuestra salud. Por ejemplo, la madre naturaleza nos dio leche entera. Estamos hechos para beber la leche como un producto entero. Pero padre tecnología, sin embargo, tuvo la genial idea de que deberíamos beber leche desnatada, y así podemos vender la leche desnatada, y nos queda la nata. Por supuesto, la gente necesita la nata que estaba originalmente en la leche, pero se beben la leche desnatada. Y después tienen unos antojos enormes, y adivina qué compran. No la leche entera, que sería mucho mejor, sino helado. Y el helado tiene un montón de azúcar. Y por supuesto el helado da muchos beneficios. ¿Por qué vender un solo alimento de verdad cuando podemos vender las distintas partes? Y esto mismo ocurre con muchos otros alimentos. Ocurre también con la soja, por ejemplo. En lugar de vender productos hechos con habas de soja enteras como el tofu, que no es algo que recomiende comer en grandes cantidades, pero un poco de vez en cuando no es un problema. Al menos es un producto sin fraccionar. Nadie está obteniendo un beneficio enorme vendiendo tofu. Pero pueden hacerse ricos si cogen esa pequeña haba de soja y la dividen en el aceite de soja, la proteína de soja, y la lecitina de soja, que son tres productos en lugar de uno.

Comentario: El ser humano es el único “animal” que toma leche de otro animal. Para más información acerca de los efectos de la leche en la salud, vea:

Freda Mooncotch: Eso es. Son unos cabrones inteligentes. ¡Perdón! [risas]

Dra. Kaayla Daniel: Y la gente paga más por cosas como claras de huevo, ya separadas.

Freda Mooncotch: Si, es totalmente alucinante. Alguien como yo, con problemas de tiroides de toda la vida. Yo que pensé que siendo vegetariana…, pero no estaba funcionando, así que pensé que lo estaba haciendo mal, y me hice vegana. Y me fastidié el tiroides aún más. Afortunadamente llevo casi dos años sin tomar medicación, he estado trabajando con Pam Killeen, y nutriendo mi glándula tiroides con alimentos de verdad, completos, como decías, volviendo a nuestra dieta tradicional ancestral. Y también apoyando mis glándulas adrenales y mi tiroides con distintos suplementos. Y está funcionando muy bien, estoy muy contenta. Me siento mucho mejor de lo que nunca me sentí con las medicaciones para el tiroides. Cualquiera que tome medicación para el tiroides o cortisol para problemas adrenales sabe que estás muy cansado. Puede ayudar en algunas cosas, pero no elimina el problema. No conozco a nadie con problemas de tiroides que tome synthroid, o las otras medicinas con T3 y T4, como Levoxyl, o lo que sea, que no se sienta fatigado. Y se ven obligados a mantenerse despiertos con café, o cafeína, y azúcar, pero no aguantan el día entero. ¿Qué es exactamente lo que la soja le hace al tiroides?

Dra. Kaayla Daniel: Los estrógenos vegetales que hay en la soja afectan a una enzima llamada peroxidasa, y necesitamos esa enzima para poder producir correctamente las hormonas tiroideas, T3 y T4. Por eso si andamos tonteando con esa enzima, debido al consumo de soja, nuestro tiroides acabará dañado. Durante 70 años se han hecho numerosos estudios que indican que la soja puede ser un problema para el tiroides, y que contribuye al hipotiroidismo con síntomas tan familiares como la fatiga, que es un síntoma muy típico. Muchos defensores de la soja dicen que la soja no es perjudicial, que lo único que necesitamos es suficiente yodo. El yodo es una parte del problema. Si eres deficiente en yodo, y muchas personas lo son hoy en día, y si sigues una dieta vegana tienes una enorme probabilidad de tener una deficiencia en yodo. Así que ahí lo tienes, son dos problemas a la vez, la deficiencia en yodo y el alto consumo de soja. Pero los estudios muestran que el consumo de soja te puede freír el tiroides tras cierto periodo de tiempo, tengas o no suficiente yodo.

Freda Mooncotch: Vaya, ¿habéis oído eso? ¡Necesitas tu tiroides! Estamos en unos tiempos en los que pensamos que podemos operarnos y quitarnos partes del cuerpo, como si no las necesitáramos. ¿Tienes un problema con eso? No te preocupes, te lo quitamos. Yo tengo dos amigas a las que les han quitado el tiroides. Una de mis amigas solía estar muy delgada, y era muy guapa, una belleza. Le quitaron el tiroides y ahora tiene muchos problemas con el peso. No come casi nada, y aún así tiene mucho sobrepeso. La gente la mira, y la apuntan con el dedo, le dicen que come demasiado. Y realmente no es así, para nada. Ni siquiera tiene apetito, para empezar. Realmente lo siento por estas personas. Nos creemos que no necesitamos esas cosas, y en lugar de llegar a la causa del problema, nos concentramos en los síntomas. Éso no lo necesitas, así que te lo quitamos. Y después te daremos un montón de medicamentos.

Dra. Kaayla Daniel: ¿Y sabes qué? Nunca funciona igual que el diseño original de la madre naturaleza, el comer una dieta equilibrada. Todo ha cambiado, el estrés del mundo moderno está dañando nuestras glándulas adrenales. El tiroides nunca es un problema aislado, las glándulas adrenales juegan siempre un papel. Y la soja no es la única cosa que destruye el tiroides. Está el cloro y el flúor en el agua corriente, todo tipo de medicamentos, cosas como el bromo que se añade a los productos de panadería, una larga lista. Por eso la última cosa que queremos hacer es comer soja en exceso.

Freda Mooncotch: Estoy de acuerdo. Nos quedan tres minutos. ¿Cuál sería la última cosa que les dirías a los oyentes? ¿Alguna recomendación?

Dra. Kaayla Daniel: Me gustaría llamarles la atención sobre el hecho de que hay muchos estudios que supuestamente demuestran que la soja es un alimento saludable, que promueve la longevidad, la buena salud, que proporciona energía, etcétera. Muchos de esos estudios han sido realizados por la industria, que es la que está detrás de la promoción de la soja como un alimento saludable. Es un producto muy rentable y altamente industrializado. Lo que realmente necesitamos para estar sanos es lo que la madre naturaleza diseñó para nosotros. Alimentos de verdad, completos, comida lenta, una dieta rica y variada, y apoyar a nuestros granjeros locales, apoyar la agricultura sostenible, y disfrutar de una vida equilibrada y un estilo de vida tradicional en la medida en que podamos.

Freda Mooncotch: Si, estoy de acuerdo. Y animo a todo el mundo a leer tu libro, y a visitar tu página web, drkaayldaniel.com. Podéis visitarla y encontrar ahí su libro, además de ver su vídeos, y sus divertidas entradas de blog. […]

Dra. Kaayla Daniel: Gracias Freda.

Fuente:es.sott.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: