Por si tienes problemas de memoria o cuando no terminas de acordarte de las cosas que tienes que hacer,aquí tienes una técnica bastante antigua pero que te ayudará mucho,la Técnica LOCI o Método de los Sitios.

lA MÁS ANTIGUA REGLA MNEMOTÉCNICA
El método de los loci (sitios)

Éste un método para favorecer el desarrollo de la memoria que data del tiempo de los griegos, quinientos años antes de la era cristiana.

El poeta Simónides, que asistía a un banquete que terminó en tragedia merced al derrumbe del techo de la habitación, fue requerido para que identificara a las personas fallecidas en la catástrofe. Lo logró gracias a que pudo rememorar los lugares que ocupaban cada uno de los comensales y a establecer relaciones entre lo que veía y lo que recordaba. A partir de entonces se estableció la posibilidad de que la evocación de los sitios, los loci, podía constituir un recurso para favorecer la memoria si se los ligaba a la imaginación visual.

Si has realizados los ejercicios sobre asociación de imágenes, no te será difícil entender y aplicar este antiguo método, que hace corresponder, al orden de los pensamientos en nuestra mente, el orden del espacio a nuestro alrededor.

Pongamos un ejemplo, y verás que no podrán prescindir de él, por su gran utilidad. A continuación tenemos un plano de una habitación. Ya que estamos imaginemos una muy bonita, como ésta:

 

Los objetos usados son :

1. un sillón

2. una ventana

3. un escritorio

4. un televisor

5. una velador

6. un cuadro.

Ahora imagina una lista de cosas que tienes que hacer en una mañana (ejemplo sencillo para conocer el método):

· pagar el gas

· comprar un regalo

· llevar a la tintorería un traje

· ir a retirar un documento

· comprar leche y dentífrico en dos sitios distintos.

Escribe todas estas cosas en un papel y luego comienza a dar vueltas por la habitación, asignando a cada objeto una cosa por hacer. Respetando el orden del dibujo, imagina, por ejemplo:

1. la caldera del gas en el sillón.

2. un paquete de regalo en la ventana.

3. tu traje encima de tu escritorio.

4. un enorme documento de identidad encima del televisor.

5. una vaca que muge en el velador.

6. tu dentífrico habitual que te mira desde el cuadro.

Para imaginar con vivacidad estas situaciones algo insólitas, es necesario recurrir siempre a la visualización y deformación del objeto: darlo vuelta, agrandarlo, reducirlo, alejarlo, aproximarlo, etc.

Con estos pequeños trucos, será un juego recordar los recados cotidianos, pero también situaciones más complejas, como discursos y textos de estudio que debas recordar.

· Usa siempre la misma disposición de los muebles de tu casa y en el mismo orden, ya que si grabamos en la cabeza que al sillón le corresponde el puesto N°1, podemos recordar textos que necesitan de una secuencia estricta, es decir que es fundamental recordar la lista en un orden preciso.

· Practica con cuestiones cotidianas y sencillas, para ir memorizando la posición de cada objeto en la habitación y para ir registrando el método.

Fuente:tecnicas-de-estudio.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: