Se han encontrado diversos fragmentos extraños de ADN en Vacunas Infantiles.Siguen las investigaciones en varios países.

 

 

por Christina England
5 Septiembre de 2012

del Sitio Web WeeklyBlitz 

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

Para leer más sobre este tema, consulte el documento Inoculations – The True Weapons of Mass Destruction Causing VIDS (Vaccine Induced Diseases) (An Epidemic of Genocide) por Rebecca Carley, M.D. Court Qualified Expert in VIDS and Legal Abuse Syndrome

 

 

Esta semana un estudio importante por Leslie Carol Botha golpeó la Internet como una tormenta.

 

Este trabajo revolucionario titulado Descubriendo al culpable – ¿Es la contaminación del ADN extraño el  Villano autista detrás de las lesiones biológicas de las vacunas? (Unveiling The Culprit – Is Foreign DNA Contamination The Autistic Villain Behind Biologic Vaccine Injuries?), es uno de los primeros papeles que discuten diversos fragmentos de ADN extraño siendo descubiertos en niños enfermos, discapacitados y moribundos después de haber recibido varias vacunas infantiles.

 

Durante los últimos seis años, la Sra. Botha ha estado muy involucrada y dedicada a difundir su huella y difundir su experiencia para compartir información con el público acerca de los potenciales peligros de las vacunas contra el VPH .

 

Es miembro de TruthAboutGardasil y es una de seis mujeres que, en marzo de 2010, presentó una investigación y datos a la FDA sobre las estadísticas alarmantes de muertes por Gardasil y Cervarix, lesiones y daños en comparación con otras vacunas.

 

seguridad y la eficacia de las vacunas. En marzo de 2010, Botha fue orador invitado en la Sociedad Británica de Medicina Ecológica Conferencia de Londres, donde presentó información con base científica y la investigación sobre los peligros de las vacunas contra el VPH, Gardasil y Cervarix.

 

La Sra. Botha es actualmente  Coordinadora de la Coalición de la Libertad para la Salud de la Mujer para la Fundación de Natural Solutions. Botha afirma que el ADN extraño es un término del cual la mayoría de los consumidores médicos no son conscientes.

 

Ella cree que es de sentido común que los profesionales cuestionen la seguridad del ADN extraño – también conocido como ADN recombinante, declarando que:

“Incluso la Asociación Estadounidense para Seguridad Biológica (ABSA) ha clasificado el ADN recombinante como un riesgo biológico y ha esbozado directivas específicas sobre el manejo de tales contaminantes”.

Botha dijo que de acuerdo con un documento de apoyo escrito por la Coalición de Seguridad de las Vacunas, la presencia de secuencias virales latentes y vestigios en los genomas humanos y otros animales se conoce desde hace al menos 20 años.

 

Estos incluyen secuencias retrovirales humanas que han sido identificadas en vacunas de virus vivos cultivados en células humanas.

 

Ella dice que el documento se informa que:

“Rotarix, una vacuna oral contra el rotavirus, contenía los ácidos nucleicos a partir del virus circovirus porcino-1 (PCV1).1 Desde este informe, una segunda vacuna contra el rotavirus (RotaTeq) ha sido demostrado que contiene los ácidos nucleicos de ambos PCV1 y PCV2, un patógeno en los cerdos que se asocia con el desgaste y la inmunodeficiencia.”

Ambas vacunas son administradas a los bebés para protegerlos del rotavirus, un virus que causa gastroenteritis en niños muy pequeños. La vacuna contra el rotavirus es una vacuna dada a lactantes de 2, 4 y 6 meses.

 

La investigación de Botha está indicando claramente que el ADN de cerdos está siendo encontrado en la vacuna contra el rotavirus con el potencial de causar  desgaste e inmunodeficiencia. Sin embargo, cuando la evidencia de este descubrimiento fue presentada a la FDA de nuevo en 2010, la FDA anunció que eso no era un problema!

 

La FDA está acariciándonos a todos nosotros en la espalda y tratándonos como imbéciles! Quiero saber qué tan seguro es vacunar a los niños muy pequeños con vacunas de ADN recombinante. Botha cree que la respuesta a mi pregunta es fácil.

 

Según Botha, el Centro para la Biología de las Enfermedades Crónicas ha publicado un libro que parece darnos la respuesta.

 

Ella dice:

“El Centro para la Biología de las Enfermedades Crónicas” editor del libro del Dr. Hanan Polansky, El Libro Púrpura de la  Microcompetición con ADN extraño y el origen de las enfermedades crónicas, explica cómo los fragmentos de DNA extraño pueden causar muchas enfermedades graves sin dañar (mutar) el ADN humano.

El libro ha sido leído por más de 5,000 científicos de todo el mundo, y ha sido revisado en más de 20 revistas científicas más importantes. La teoría explica la causa subyacente de muchas enfermedades graves y muestra cómo los virus latentes pueden causar enfermedad, mientras siguen latentes”.

Un caso podría proporcionarnos la evidencia para respaldar esta teoría.

 

El 8 de agosto de 2012, el NZ (Nueva Zelanda) Herald reportó que una madre en Nueva Zelanda cree que la vacuna Gardasil, la vacuna contra el cáncer cervical, fue responsable de la muerte de su hija adolescente.

 

La Sra. Renata dijo a los periodistas que había encontrado a su hija Jasmine muerta en la cama seis meses después de haber recibido la tercera dosis de la vacuna. Agregó que el año que su hija había recibido las vacunas, nunca se había quejado mucho sobre su estado mental o físico.

 

Durante la consulta de un médico forense, el Dr. Sin HangLee , un patólogo del personal médico en Milford Connecticut Hospital testificó sobre el hallazgo de fragmentos de ADN de VPH en muestras de sangre y bazo post-mortem de la Srta. Renata de seis meses después de la vacunación de Gardasil ®

 

La Sra. Botha escribe:

Testimonio del Dr. Lee declaró:

“El hallazgo de estos fragmentos de ADN extraño en las muestras post-mortem de seis meses después de la vacunación indica que algunos de los fragmentos de ADN residuales del gen viral o plásmido inyectado con Gardasil ® han sido protegidos de la degradación en forma de complejos de aluminio de ADN en los macrófagos, o bien a través de la integración en el genoma humano”.

El documento  de Botha no se detiene en estas dos vacunas. Su fascinante documento  de lectura obligada también discute el rADN extranjero que está presente en las vacunas MMRII y en las de la varicela.

 

Según Botha, un estudio ha descubierto ADN humano extraño en los niños con autismo. La Sra. Botha dice que en abril de 2012, la CBCD publicó un comunicado de prensa fomentando el CDC para estudiar la Teoría de Microcompetition de Polansky ya que el ADN extraño también había sido encontrado en la vacuna MMR II de Merck & Co.

 

El prospecto de la vacuna (que puede descargarse en el sitio Web de la FDA), muestra que la línea celular fetal Wistar RA 27/3, línea celular fetal WI-38, y la albúmina humana genéticamente diseñada son usadas en la vacuna.

 

Botha luego dice que sus publicaciones de prensa afirman:

“La vacuna MMR II está contaminada con  ADN humano de la línea celular en la que se cultiva el virus de la rubéola. Este ADN humano podría ser la causa de los picos de incidencia.

 

Un pico adicional aumentado en incidencia de autismo se produjo en 1995, cuando la vacuna contra la varicela fue cultivada en tejido fetal humano”, escribió la Dra. Helen Ratajczak, Ph.D. en apoyo de esta creencia. Ella publicó dos artículos sobre este tema en el Diario de Inmunotoxicología “.

(Merck and Co. Inc., 2001; Breuer, 2003)

Sin embargo, el ADN humano no es la única sustancia en las vacunas infantiles que está siendo descubierto en los cuerpos de los niños vacunados.

 

Aquí está la evidencia de otras sustancias de las vacunas siendo descubiertas en los cuerpos de los niños.

 

En Japón, H Kawashima, et al. encontraron pruebas del virus del sarampión en las células mononucleares periféricas de tres de los nueve pacientes autistas con enfermedad inflamatoria intestinal (así como uno de los ocho pacientes con enfermedad de Crohn y uno de cada tres pacientes con colitis ulcerosa) .

 

Todos los niños habían sido vacunados con la triple viral .

 

Un estudio realizado por Roxana Paola BarreroJorge GrippoMariana Viegas, y Alicia Susana Mistchenko titulado Virus del sarampión tipo-salvaje en el tejido cerebral de los niños con panencefalitisesclerosante subaguda, Argentina (Wild-type Measles Virus in Brain Tissue of Children with Subacute Sclerosing Panencephalitis, Argentina) reveló que cuando el tejido cerebral de ocho niños que habían sido vacunados con la vacuna de sarampión vacuna fue examinado, los científicos encontraron el virus del tipo salvaje del sarampión. 

 

El resumen de este estudio se lee:

“Estudiamos ocho hijos que tuvieron sarampión a los 6 y 10 meses de edad durante el brote de sarampión de 1988 en Argentina, y que desarrollaron panencefalitis subaguda esclerosante 4 años más tarde. Reportamos la caracterización genética del tejido cerebral – muestras del virus del sarampión asociada de tres pacientes.

 

Las relaciones filogenéticas agruparon estos virus con el de tipo salvaje del genotipo D6 aislados durante el brote de 1998. Los niños recibieron la vacuna contra el sarampión, sin embargo, las cepas vacunales no fueron encontradas”.

Aunque los autores declaran que no encontraron evidencia de cepas vacunales de sarampión en el tejido, no está claro si los niños fueron en realidad vacunados.

 

Si los niños fueron vacunados después de haber recibido la vacuna contra el sarampión esto podría significar que la vacuna causó que los niños a contrajeran SSPE. Sin embargo, si los niños habían sido vacunados antes de contraer el sarampión entonces tal vez fue la vacuna contra el sarampión, que los llevó a ser inmuno- deficientes, dejándolos susceptibles a la infección.

 

Esta evidencia argentina está en línea con la evidencia discutida en varias reuniones de la JCVI (Comité Conjunto sobre Vacunación e Inmunización), que había tenido lugar en el Reino Unido durante los años 1970, 1980 y 1990.

 

El trabajo bien documentado e investigado de Botha es un claro recordatorio de exactamente qué sustancias exigen las industrias farmacéuticas y los gobiernos que nuestros niños necesitan para mantenerse sanos.

 

Sin embargo, ¿es justo que los cuerpos de nuestros hijos estén contaminados con ADN extraño y sustancias de vacunas, incapacitándolos o terminando en un depósito de cadáveres?

 

En mi opinión, estas denominadas vacunas que salvan vidas están causando más daño que bien, pero en lugar de examinar estas cuestiones con más detenimiento, los gobiernos están introduciendo a sabiendas más y más inyecciones letales en el mercado abierto.

Fuente:bibliotecapleyades.net

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: