Sigue el jucicio contra Geir Haarde,ex-Primer Ministro de Islandia:aquí un buen relato explicativo de lo que pasó allí y en otros paises como España.

Así se pasa de primer ministro a presunto delincuente.
Geir Haarde, presidente del Partido de la Independencia de Islandia, gobernó su pequeño país desde 1991 a 2009. Desde el pasado día 5 de marzo se sienta en el banquillo ante el tribunal especial de Landsdomur -creado hace más de un siglo para estos menesteres y hasta ahora inédito- para responder de negligencia en la gestión de la crisis que en 2008 hizo quebrar el entero sistema bancario islandés. Haarde ha balbuceado su excusa: “No podíamos expresar públicamente el miedo que nos producían los bancos creando justo lo que se pretendía evitar: el pánico”.

La triste y aleccionadora historia de lo que ocurrió en Islandia la relata de manera extraordinaria -estuvo sobre el terreno- Michael Lewis, historiador, economista, escritor y columnista de The New York Times y Vanity Fair entre otros medios. Y la publica en el libro, recién distribuido por Editorial Deusto (Planeta) en España, titulado ‘Boomerang. Viajes al nuevo tercer mundo europeo’. Resulta especialmente interesante porque ofrece una buena respuesta a tantos miles de ciudadanos -quizá millones- que se preguntan cómo es posible que políticos irresponsables no hayan sido condenados penalmente por su desastrosa gestión. No sólo los ciudadanos se declaran perplejos ante esa impunidad. También personalidades como William White, en la actualidad presidente del comité de Economía de la OCDE y antes economista jefe del Banco Internacional de Pagos, quien ha declarado: “Es sorprendente que tan pocos banqueros hayan ido a prisión, especialmente en Estados Unidos y en el Reino Unido”.

Parece evidente que sólo conductas incursas en delitos de estafa o apropiación indebida -usualmente acompañadas de falsedad en documento privado y público- como las de Bernad Madoff, han sido sancionadas, pero se ha considerado que la imprudencia, por temeraria que fuera, tanto en la gestión financiera como en la política, merecía un reproche pero sin carácter penal. No, sin embargo, en el caso del ex primer ministro islandés, que es considerado, a la espera de la sentencia, como un delincuente por una negligencia que por ser extrema se aproxima al dolo eventual.

Como cuenta Lewis, Islandia se encaramó en 2008 como el primer país en el ranking del Índice de Desarrollo Humano de la ONU. En muy pocos años, a partir de 2003, los principales bancos pasaron de activos modestos a contabilizar otros por 140.000 millones de dólares. Entre ese año y 2007 el mercado de valores islandés se multiplicó por nueve; el precio de la vivienda en Reikiavik se triplicó. En 2006 la familia islandesa era tres veces más rica que en 2003. Los ciudadanos de Islandia amasaron deuda por el importe del 80% de su PIB. Cuando llegó el colapso en forma de bancarrota de los tres bancos (Landsbanki, Kaupthing y Glitnir), los islandeses comenzaron a lamentar haber pedido préstamos en yenes y francos suizos en vez de en su moneda nacional, la corona. Con ese dinero, en 2007 multiplicaron por cincuenta sus activos extranjeros respecto de 2002. Y todo eso ocurría en un Estado de poco más de 300.000 habitantes. Y el Gobierno parecía no enterarse.

Memos o codiciosos

Haarde, sin embargo, recibió avisos indubitables del despropósito que Lewis documenta con precisión: el Danske Bank (danés) redactó un informe afirmando que Islandia iba derecha al desastre y calificó el crecimiento financiero de “demencial”. El analista que se desplazó a Reikiavik fue recibido con hostilidad y los criterios que expuso se consideraron propios de “una conspiración” contra el país, independizado de Dinamarca. En abril de 2006, el profesor emérito Bob Aliber (Universidad de Chicago) calificó a Islandia de “burbuja perfecta”, voló al país y allí dijo a los islandeses: “Les doy nueve meses. Dentro de nueve meses sus bancos quebrarán. Sus banqueros son unos memos o unos codiciosos”. No le hicieron caso.

El caso de Zapatero y el de Haardeson son muy diferentes. Salvo en que ambos fueron tozudamente irresponsables. La gama de la imprudencia va de la simple a la temeraria y llega al dolo eventual

Otros muchos se aprovecharon y fueron corresponsables de la bancarrota. Los bancos alemanes invirtieron 21.000 millones de dólares; los holandeses, centenares, y hasta los del Reino Unido desembolsaron más de 30.000 millones de dólares. “Solo la Universidad de Oxford perdió 50 millones de dólares”. Y, cuando todo estalló, Haarde se quedó en Islandia: “Los peces gordos han huido a Londres o tratan de pasar desapercibidos y han dejado que el pobre primer ministro cargara con la culpa e hiciera frente a los iracundos manifestantes”, sentencia Lewis. Los islandeses, tras el crack, por una parte, se han vuelto a dedicar a la pesca, y, por otra, han dejado buena parte de la gobernación del país a las mujeres.

Visto como Lewis relata la crisis de Islandia es probable que a Haarde le caiga una condena porque consintió convertir el país en “un fondo de capital riesgo”. ¿Fue más imprudente que otros? Rotundamente, lo fue porque la progresión financiera -vertiginosa y evidente- y las dimensiones de Islandia -controlables- hicieron más injustificada su inacción. No faltan observadores, sin embargo, que sospechan que una condena a Haarde cambie el baremo con el que se juzgan las responsabilidades de gestión de los políticos en otros países. Si de Islandia ha venido el escarmiento financiero, podría también venir el sancionador.

La “tozudez infantil” de Zapatero

¿Qué ocurrió en España? Lo cuenta de forma sintética y acertada el periodista Enric Juliana, director adjunto de La Vanguardia, en su último libro (Modesta España. Paisaje después de la austeridad, Editorial RBA) quien apuesta por atribuir a una “tozudez casi infantil” de Rodríguez Zapatero el retraso en tomar medidas ante el tsunami que se nos venía encima. Y sigue: “Al aparecer los primeros síntomas del colapso financiero, José Luis Rodríguez Zapatero, no tuvo mejor idea que negar la existencia misma de la crisis, con dos objetivos: evitar la derrota en las elecciones del ocho de marzo de 2008 y proteger a la banca española.”

Continúa Juliana:“Superadas las elecciones, no hubo rectificación. El presidente se obsesionó en seguir negando la crisis cuando ésta era ya algo más que una evidencia para todos los analistas. Se creó en el segundo trimestre del 2008 una situación verdaderamente kafkiana. Todo el país hablaba de la crisis y el jefe del Ejecutivo se obstinaba en evitar esa palabra, como si hubiese hecho un voto religioso, como si temiese un sortilegio. Agotados todos los eufemismos y con evidentes signos de irritación en la opinión pública, el 8 de julio, cinco meses después de las elecciones generales se dio por vencido en una entrevista en TVE: “lo que me importa es lo que va a hacer el Gobierno ante las dificultades de los españoles. A otros les preocupan los nombres mientras que a mí me preocupan los problemas de los trabajadores, de los jubilados, de los pensionistas (…) no me niego a usar ninguna palabra, sólo quiero tomar decisiones (…) en esta crisis, como ustedes quieren que diga, hay gente que no va a pasar ninguna dificultad”. Provoca un cierto sonrojo transcribirlo tres años y medio después, cuando estamos en el tramo más negro de un túnel de incierto final. Cuando la crisis se escribe con mayúsculas y en letra gótica.

El caso de Zapatero y el de Haardeson muy diferentes. Salvo en que ambos fueron tozudamente irresponsables. La gama de la imprudencia va de la simple a la temeraria y llega al dolo eventual. Quizás una comisión de investigación en el Parlamento sobre el origen de la crisis y la reacción del Gobierno ante ella nos evitaría que aquí y en otros países con democracias parlamentarias, los gestores políticos se vayan silbando y con las manos en los bolsillos a sus cuarteles de invierno, se sitúen estos en León o en Somosaguas.
Fuente:elconfidencial.com

Anuncios

Acerca de radiosappo

Médico que practicaba casi todas las Medicinas,recién jubilado,con aficiones múltiples(algunas reflejadas por lo expuesto en el blog).En la Primavera austral me traslado a vivir a la Patagonia chilena. Mi único y gran interés ha sido,es y será intentar ser "un solucionador" de problemas tanto a nivel personal como profesional. Ver todas las entradas de radiosappo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: