Archivo diario: 11/27/2011

Un estudioso argentino,Abel Basti,dice que Hitler vivió en Inalco(ver foto)en la Patagonia argentina;el que encontraron sería un doble.

El exilio argentino de Hitler
La Patagonia argentina sigue alimentando la leyenda de que el Führer logró escapar de Alemania y murió en Sudamérica

Internacional | 27/11/2011 – 00:00h

27/11/2011

Inalco, a orillas del lago Nahuel Huapi -en Villa La Angostura-, fue una de las supuestas casas de Hitler.

“¡Te largo a los perros!”, grita una mujer que sale de la casa cuando los ladridos de tres feroces canes la alertan de que hay un desconocido sacando fotos. Sin tiempo para presentarse, el periodista se imagina a las tres fieras devorándole y echa a correr mientras la señora se acerca a la verja para cumplir su promesa. Estamos en el barrio Belgrano de Bariloche y la inamistosa vecina es la nuera de Erich Priebke, criminal nazi que cumple cadena perpetua en Roma –bajo arresto domiciliario- por su responsabilidad en la matanza de las Fosas Ardeatinas.

Priebke, que ahora tiene 98 años, fue descubierto en Bariloche en 1994 por un equipo de la cadena estadounidense ABC y posteriormente extraditado a Italia. El nazi llevaba casi medio siglo en esta bucólica ciudad turística argentina, situada al pie de los Andes y rodeada de lagos que recuerdan un paisaje alpino. Estos aires atrajeron a un buen número de colonos centroeuropeos, cuyo flujo se incrementó tras la II Guerra Mundial, sirviendo de refugio para muchos oficiales nazis, como Priebke. O como el mismísimo Hitler

La leyenda de que el Führer logró escapar de Berlín y vivir plácidamente en Sudamérica hasta el fin de sus días ha sido alimentada por la tenaz insistencia de Abel Basti, periodista local que se ha convertido en el principal investigador de esta hipótesis y que cree en ella a pie juntillas.

Editado el año pasado, en El exilio de Hitler Basti detalla la vía de huida del dictador alemán y de su mujer, Eva Braun, que habrían salido de Berlín el 22 de abril de 1945 en un helicóptero que los habría llevado a la ciudad austríaca de Linz, donde habrían permanecido cuatro días. Desde allí, habrían volado en avión a Barcelona, para embarcarse en fecha indeterminada en un submarino alemán desde algún puerto español rumbo a la Patagonia argentina, con escala en las Canarias.

Según Basti, en el búnker de Berlín “habría quedado uno de los dobles más perfectos de Hitler”. El periodista desacredita la teoría históricamente admitida del suicidio y quema de los cuerpos de la pareja porque dice que se basa en unos pocos testimonios asumidos como ciertos por los aliados. Sin embargo, Basti asegura basar su teoría “en una veintena de testimonios directos que vieron a Hitler después de la guerra”, como Carmen Torrontegui, cocinera de la estancia San Ramón, supuestamente la primera residencia del dictador en Bariloche. El investigador también dice haber encontrado indicios en documentos del FBI y asegura que “el 85% de la información pública emitida durante 1945 habla de que Hitler escapó”.

“Hitler fue trasladado varias veces de residencia por razones de seguridad y también viajó fuera de Argentina con nombre falso, posiblemente a Paraguay y Colombia”, explica Basti a La Vanguardia. Inalco, situada en la bahía del mismo nombre a orillas del lago Nahuel Huapi, es una de las casas donde la leyenda cuenta que Hitler y Braun pasaron más tiempo. La casa está en Villa La Angostura, a 80 kilómetros de Bariloche, en la preciosa ruta de los Siete Lagos, y habría sido construida expresamente para ser el Berghof patagónico del Führer.

La residencia está hoy en venta y es uno de los principales atractivos de muchos mitómanos que visitan la zona siguiendo los rastros nazis con la guía turística en la mano Bariloche nazi, escrita por Basti. Muchos barilochenses también creen que Hitler estuvo allí, como Nahuel Alonso, experimentado guía de montaña que alude a que “en los años cuarenta la región era un lugar inhóspito e inaccesible donde resultaba fácil ocultarse”, para justificar que un secreto de tal magnitud no trascendiera.

Basti acaba de publicar Los secretos de Hitler, donde sostiene una teoría de la conspiración, que consistiría en un inverosímil pacto entre el nazismo y el sionismo, por un lado, y con los EEUU, por el otro, en los cuales se enmarcaría la huida del dictador alemán. Que Hitler formara parte de ese supuesto pacto es poco creíble, y menos con el sionismo, pero sí está documentado que EEUU ayudó a huir a muchos nazis, especialmente científicos, para aprovechar su capital intelectual y evitar que cayeran en manos soviéticas. Este sería también el motivo por el cual, supuestamente, el general Perón también habría dado cobertura a muchos nazis, entre ellos algunos científicos que trabajaron en el programa atómico argentino, cuyo principal centro de investigación se instaló durante su gobierno precisamente en Bariloche. Muchos nazis, como Klaus Barbie, Adolf Eichmann o Josef Mengele habrían llegado a Sudamérica a través de Odessa, una trama secreta internacional para ayudar a escapar a cientos de criminales de guerra.

El reto de Basti es ahora localizar la tumba de Hitler. El periodista cree que el Führer, que habría llegado a Argentina con 56 años, habría fallecido durante los años setenta. “Tengo un testigo que conoce detalles de su muerte y de dónde fue enterrado, aunque aún no he podido confirmar la información”, admite Basti, que añade misteriosamente que “no necesariamente” estaría enterrado en Argentina. “De momento, lo que sí puedo afirmar con seguridad es que Hitler sobrevivió a la guerra junto a Eva Braun.

Fuente:lavanguardia.com

 

 

Anuncios

Encuesta de la Felicidad:Costa Rica es el país más feliz del mundo;España en el puesto 76 y EEUU en el 114.¿Tú qué opinas?¿Eres feliz?Vente a la Patagonia,coño.

LAS SOCIEDADES OCCIDENTALES, LLENAS DE POBRES CON LOS BOLSILLOS LLENOS
Los padres que ya no saben distinguir entre el bien y el mal.

Los padres que ya no saben distinguir entre el bien y el mal

“En el centro de los problemas de América están los niños y los jóvenes”. (Corbis).

Héctor G. Barnés 27/11/2011 (06:00h)

Costa Rica es el país más feliz del mundo, seguido por la República Dominicana, Jamaica, Guatemala y Vietnam. España se encuentra en el puesto número setenta y seis de la lista, inmediatamente después del Reino Unido y Japón, y un poco por encima de Polonia e Irlanda. Estas conclusiones se desprenden de un estudio realizado en el año 2009 por el NEF (New Economics Foundation), denominado el Índice de Felicidad del Planeta. A diferencia de otras investigaciones semejantes, los datos recogidos no aluden tanto a las condiciones materiales o ambientales que condicionan a sus habitantes, sino al sentimiento subjetivo de los mismos, lo que explicaría que países que desde Occidente consideramos como subdesarrollados copen los primeros puestos.

Lo que resulta más sintomático es la baja posición que ocupan países que, en teoría, hicieron del Estado del Bienestar su bandera. Suecia y Noruega se encuentran en los puestos cincuenta y tres y ochenta y ocho, respectivamente. Y Estados Unidos se hunde en el puesto ciento catorce. ¿Qué ocurre entonces en estos países que, aun avanzados materialmente, no son capaces de ofrecer felicidad a sus habitantes? Recientemente, el Primer Ministro David Cameron ha pedido a la agencia de estadística inglesa que mida el bienestar de su país atendiendo a los criterios del Índice de Felicidad, muestra del interés que suscita el tema en occidente. Al Gore, en su campaña por la presidencia de los Estados Unidos, llegó a afirmar que “la acumulación de bienes es hoy en día tan alta como el número de gente que siente vacío en sus vidas”. ¿Hacia qué panorama nos dirigimos?

Los niños están en el centro del problema.

Esta situación fue enunciada ya durante los años setenta por el profesor Richard Easterlin, de la Universidad del Sur de California. Easterlin concluyó que “las sociedades ricas no son necesariamente más felices que las pobres”. En primer lugar, porque el estándar del bienestar aumenta, provocando que sea mucho más difícil para el individuo estar satisfecho con su situación personal. Como consecuencia de ello, un hombre rico en una sociedad avanzada es más feliz que un pobre que habite en la misma, pero no más que un pobre que resida en una sociedad subdesarrollada. Es cada contexto el que impone sus niveles de bienestar.

En segundo lugar, la sociedad occidental se basa en una racionalización tan extrema que provoca la insatisfacción que proporciona la acumulación continua, y por lo tanto, infinita e inacabable. De ahí igualmente se derivan algunas visiones estereotipadas (y falsas) del Tercer Mundo, en las que sus habitantes, vestidos con harapos y hambrientos, son capaces de cantar y vivir felizmente en las calles plagadas de enfermedades de sus ciudades. Pero un mínimo de bienestar material es vital, puesto que los puestos más bajos del Índice están ocupados por países africanos como Zimbabwe, Botswana o Tanzania.

La paradoja entre el bienestar material y el malestar espiritual fue sintetizada de forma certera por David Myers en American Paradox: Spiritual Hunger in an Age of Plenty, un análisis de la sociedad estadounidense de las últimas décadas que arrojaba un panorama deprimente. “Cobramos más que nunca, nos alimentamos mejor, somos más saludables y tenemos más derechos humanos”, apuntaba Myers, “y aun así hemos sufrido desde los sesenta la peor recesión social conocida: la tasa de divorcio se ha doblado, el suicidio adolescente se ha triplicado, la criminalidad se ha cuadruplicado y el número de presos se ha quintuplicado”. Myers señalaba, igualmente, que “en el centro de los problemas de América están los niños y los jóvenes; nunca como en los últimos años los indicadores han sido tan negativos en este sentido”.

Tenemos dinero, nos falta el tiempo.

La doctora Helen Wright, presidenta de la Asociación de Colegios Femeninos, señaló recientemente a los padres como directos causantes de la mala educación de sus hijos. La dureza de la acusación hizo saltar sus declaraciones a los medios. “Algunos padres han carecido tanto de educación y valores en su propia vida que ya no saben distinguir lo bueno de lo malo”, anunció Wright. “Como resultado, están introduciendo inconscientemente a sus hijos en un universo donde es aceptable llevar maquillaje y ropa provocativa”. Su propuesta indicaba que en lugar de reeducar a los hijos, habría que reeducar a sus padres, que son los que han abandonado a los primeros. Nada nuevo en Inglaterra. Un programa recientemente aprobado por el Gobierno británico llevará a que más de 50.000 progenitores reciban clases de paternidad en el próximo año, espoleados por el informe de UNICEF que afirmaba que los niños británicos son los más infelices del mundo desarrollado. Y, aquí llega lo esencial, no se trata de clases bajas, sino en su mayor parte, de clase media y alta formada por profesionales y otros trabajadores que apenas disponen de tiempo libre. Así pues, el proletariado educativo ya no está formado por los más pobres, sino por los que carecen de tiempo para emplearlo en sus hijos.

Eso explicaría por qué, en un alto grado, se consienten los caprichos de los niños con tanta facilidad. Si no se tiene tiempo, pero sí dinero, es más fácil proporcionar un bien material adquirido a través de ese mismo trabajo que nos aleja de nuestros hijos. Un estudio realizado por la Understanding Society el pasado mes de febrero concluía que la clave de la felicidad de los pequeños se encontraba en lo más sencillo: en comer con sus padres. Como señalaba el estudio “los niños que cenan con su familia al menos tres veces a la semana son sustancialmente más proclives a ser felices con su situación familiar que los que nunca lo hacen”.

No hay que sustituir el cariño por bienes materiales.

¿Necesitamos realmente recibir clases para saber cómo tratar a nuestros hijos? El reto es doble: por un lado, el que tiene nuestro entorno (laboral, social, familiar) de favorecer la conciliación. Pero también el nuestro de saber qué hacer para no criar niños infelices. En esa tarea, debemos tener presente que el consumo es, en gran número de ocasiones, un sustituto de una necesidad afectiva mayor. La compra puede otorgar un bienestar temporal, pero nunca conseguirá ocupar por completo el hueco que deja la irrealización de esa necesidad. Uno de los problemas principales es la exposición prolongada de los niños a la publicidad emitida a través de los medios de comunicación, que aumenta su ansiedad por consumir. La Agencia de Responsabilidad Publicitaria aconseja a los padres “que la educación de los niños para hacerles entender el propósito de la publicidad es crucial, de forma que puedan comprenderla críticamente”. Sin embargo, no hay nada que hacer si el padre sigue sustituyendo el tiempo pasado con sus hijos con productos materiales.

Uno de los miembros del NEF señalaba, con admiración, que en Ecuador la Constitución detalla que una de las metas de la nación debía ser garantizar el “buen vivir” del ciudadano. Frente a los conceptos mensurables de gran parte de los cuerpos legislativos occidentales, en la carta magna del país latinoamericano hace acto de presencia un concepto filosófico, difícil de definir pero fácilmente entendible por la mayor parte de la gente. “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la era de la sabiduría, era la era de la estupidez, teníamos todo ante nosotros, no teníamos nada por delante”, decía la célebre cita de Charles Dickens que abría Historia de dos ciudades. Conseguir superar esa paradoja es probablemente el mayor de los retos de la sociedad actual, en la que la abundancia de bienes ya no es directamente proporcional al éxito personal, sino al deterioro de nuestras relaciones personales.
Fuente:elconfidencial.com


Qué pasa en el ambiente?.Otro que se suicida:el entrenador de fútbol del País de Gales,a los 42 años,Gary Speed.

LLEVABA DESDE DICIEMBRE DE 2010 AL MANDO DE LA SELECCIÓN
El seleccionador de Gales, Gary Speed, se suicida con sólo 42 años.

El seleccionador de Gales, Gary Speed, se suicida con sólo 42 años

Gary Speed en uno de sus últimos partidos
El seleccionador de fútbol de Gales, Gary Speed, se ha suicidado este domingo a los 42 años en su residencia de Huntington (Inglaterra), tal y como ha confirmado la policía del condado de Chesire.

“La Asociación de Fútbol de Gales se entristece en anunciar la muerte del seleccionador nacional, Gary Speed. Extendemos nuestras simpatías y condolencias a la familia y pedimos respecto por su privacidad en este momento tan triste”, anunció en un comunicado la federación galesa.

Posteriormente, un portavoz policial confirmó que Speed se había suicidado. “A las 7:08 de la mañana, la policía de Chesire fue informada de un fallecimiento en Huntington. No hay circunstancias sospechas y la familia ha pedido que se les deje en calma para llorar su muerte en este momento tan difícil”, señaló en declaraciones recogidas por la prensa británica.

Speed llevaba desde diciembre de 2010 al mando de la selección galesa, con la que había concluido en cuarta posición en el grupo G de la fase de clasificación para la Eurocopa, por detrás de Inglaterra, Montenegro y Suiza. Las tres victorias consecutivas en los últimos partidos frente a Suiza, Bulgaria y Noruega habían encaramado a la selección galesa hasta el puesto 50 en el ranking FIFA.

Como jugador, Speed, retirado el año pasado, fue un centrocampista que completó una dilatada carrera, con más de 700 partidos oficiales en 22 temporadas vistiendo las camisetas de Leeds United, Everton, Newcastle, Bolton Wanderers y Sheffield United. Internacional por Gales en 85 ocasiones, su mayor éxito llegó en 1992, cuando conquistó la Premier League con el Leeds United. Speed tenía esposa y dos hijos.
Fuente:elconfidencial.com